Actualidad

Hay reglas para cremar a los difuntos católicos

Iglesia permite, pero insta a los entierros tradicionales. Si se realiza, no se permite dividir el polvo entre los parientes, por ejemplo.

¿Sabías que la Iglesia Católica tiene algunos condicionamientos para hacer la cremación a un difunto bautizado?

En los últimos tiempos se registraron peleas de familias sobre con quién se queda el cajón. Las disputas son entre suegros e hijos por sobre todo. Y muchos optan por la cremación y cada quién lleva una parte del ser querido.

El padre Óscar Díaz de la Parroquia San Pedro y San Pablo habló de que entre los conflictos comunes que surgen ahora con las personas que fallecen, suele ser la cremación. “Se dividen las cenizas. (Aunque) la iglesia no otorga una licencia para la cremación en general, tiene que haber un pedido al Obispo. Es obra de misericordia enterrar al difunto”, dijo

Sin embargo, el Padre Óscar González, Vicario Pastoral de la Arquidiócesis explicó a EXTRA que la iglesia sí permite la cremación, no está prohibida y ya hay ‘0K’ del obispo para realizarlas, no sobre documentos oficiales, pero sobre todo desde esta pandemia de COVID.

Indicó que si bien se realiza estos actos, es necesario estar acompañados de un sacerdote antes de la cremación, es decir, el responso. En ese momento, con gran solemnidad, se reza por el descanso del alma del difunto.

No es tradicional

Detalló que en general, es conveniente que se avise a la parroquia cercana que tal persona bautizada falleció para que se anote en los registros y así rezar también por ellos.

“Cuesta nomás un poco. En mi experiencia, la primera vez que participé, me impresionó mucho porque ver un cuerpo humano reducido a cenizas es algo chocante”, indicó. Agregó que la costumbre es enterrar o depositar en columbarios, ir a rezarle cada tanto y seguir recordándolos.

Lo que sí aclaró que hay ciertas cuestiones que hay que tener en cuenta si la familia es católica y decide cremar a su difunto:

1. Los restos cremados de los fieles deben permanecer juntos y no pueden ser divididos entre los miembros de la familia ni esparcirse en la naturaleza.

Sobre el punto, el papa Francisco también aprobó que “para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no sea permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos”.

2. La conservación de las cenizas de los fieles difuntos no puede hacerse en casa. “Lo recomendable es que la vasija esté en un cementerio o en nuestra costumbre, en los nichos de las casas. Esos pequeños oratorios que se parecen a los nichos de angelitos”, dijo.

Dejá tu comentario