Actualidad

Hace pole dance como aliado mientras supera el cáncer

"Me olvido de mi enfermedad mientras hago las figuras", dijo.

Mabel Delgado (48) encontró una pasión hace tres años: pole dance o baile del caño, pero lo que no sabía es que esta disciplina se iba a convertir en su refugio.

Desde septiembre se realiza quimioterapia por un linfoma que se le diagnosticó.

“La semana de la quimio suele ser muy dura. Ponele que me hago lunes y ese miércoles empiezo a hacer de nuevo, aunque me duela hasta la uña, no me dejo estar”, dijo a EXTRA.

Maby, como es conocida en Twitter empezó a contar su experiencia entre los días en el hospital y “colgada” de un tubo en redes con la intención de que sirviera de testimonio para otras personas que pasan por lo mismo y tenga un poco de ánimo cada día.

Por ser una disciplina muy sexualizada, admite que suele recibir propuestas o comentarios inadecuados, pero en compensación recibe mensajes de apoyo y admiración.

“Lo que pasa es que se usa poca ropa, porque la piel se debe adherir al caño, por eso piensan que es algo así como un striptease o no sé”, dijo entre risas.

La mujer explicó que le dedica una hora diaria a la práctica, que por el tema de su tratamiento está realizando con tutoriales en Internet con un tubo que instaló en su casa. Eso sí, antes hace un poco de calentamiento con una bicicleta estática.

“Antes no usaba Twitter, ahora alzo ahí mis videos y recibo mucho apoyo, es maravilloso”. Mabel Delgado.

“Cuando estoy en el caño haciendo las figuras, siento que soy feliz. Me olvido completamente de mi enfermedad. Me hace sentir viva”, expresó.

Mabel Delgado colgada del caño pole dance.jpg

Mabel recordó que siempre fue amante de los ejercicios físicos. Aseguró que sus tres hijos de 22, 20 y 5 años la apoyan porque es algo que a ella le hace sentir bien.

Ella tiene su casa en Luque y desde allí trabaja.

“Soy tarotista, pero para un grupo reducido de conocidos. Hace 22 años que leo las cartas. Por el tema de mi enfermedad y la pandemia, reduje también las consultas”, explicó.

La paciente hace su tratamiento en el INCAN y aprovechó también para mandar un mensaje de aliento a las personas que están pasando por lo mismo que ella.

“Les digo que se muevan. Que hagan lo que más aman. La parte espiritual también es muy importante. Que traten de hacer actividades físicas para sentirse mejor”, finalizó.

Temas

Dejá tu comentario