Actualidad

Hace lavado de frazadas con su hijo ante crisis

Ganancias ayudan en la casa.

Teodora Álvarez (50) recibió la llamada de su comadre diciéndole que había dos lavarropas en el club donde trabaja que ya no servían y que se iban a tirar.

Le preguntó si no quería y ella dijo que sí. Eso fue en enero y desde allí todo cambió para esta mujer luchadora del barrio Ciudad Nueva de Ciudad del Este.

“Voy a tener un Día de la Madre diferente porque tenemos un trabajo que nos hace felices. Es pesado, pero ganar la plata no es fácil, tenemos que esforzarnos”, afirmó.

Lava las frazadas en las máquinas y las enjuaga en tambores de 100 litros con la ayuda de su hijo Jorge Gaona, de 27 años.

“Gracias a Dios mis hijos me ayudan. Retiramos de mañana y de tarde les entregamos, y eso les gusta a los clientes”, añadió.

Tienen también una secadora que permite entregar perfumado en el día. Si sigue bien el negocio, piensan comprar un lavarropas más a cuotas.

“Todo por ella”

“Tenemos que hacer todo en la vida mientras la madre viva. Soy afortunado de tenerla todavía súper guapa”, dijo Jorge, quien subió ayer una publicación que se hizo viral.

Explicó que gracias a las redes consiguieron clientes. “Hoy (por ayer) lavamos seis frazadas a G. 30.000 cada una, que alcanzan G. 180.000”, dijo.

Comentó que se acopló al trabajo de su mamá después de quedar desempleado en esta cuarentena. Quienes sean de la zona y quieran poner en condiciones sus frazadas, pueden comunicarse al (0992) 765 067.

Dejá tu comentario