Extra

Actualidad

Guerra a cámaras inteligentes: quieren robar o destruirlas

En el barrio San Francisco algunos vecinos no aceptan del todo, denuncian. Un tiempo, le tiraban piedras, palos, incluso, cortaban la electricidad.

En el barrio San Francisco se roban las cámaras y ya intentaron llevarse las de reconocimiento facial, comentó Gloria Lovera, residente de la comunidad. El barrio modelo fue el primero en tener la cámara inteligente y algunos motochorros ya habían caído mediante este sistema, como así también los prófugos de la justicia.

Ante el sistema de control, los bandidos tiraban piedras, palos, incluso, cortaban la electricidad de los tendidos para destruir los aparatos.

“Hay gente que quiere romper las cámaras. También que roba. Porque hay de toda laya acá. De diferentes barrios vinimos. Están los borrachos y los “rapiñeros” de otro lado que llevan”, aseguró.

Contó que los vecinos hacen guardia para que no atenten contra las cámaras.Por su parte, el Subcomisario Ricardo Rojas dijo desconocer de casos de robos de cámaras en su primera semana de asumir la jefatura .

“La zona es tranquila y se registran pocos inconvenientes, debido a las cámaras, y a la gente que se está adaptando ”, mencionó.

En el barrio se instalaron 22 cámaras, de las cuales cinco son de reconocimiento facial y están ubicadas en puntos estratégicos de entrada, y salida del barrio y cerca de la escuela.

Uno de los primeros casos que había detectado la cámara inteligente fue a una pareja de motochorros que fueron apresados por el entonces comisario Félix Ferrari, el agente que murió durante la liberación del narco Samura. Con las cámaras de reconocimiento facial disminuyeron los robos.

Aparato escaneó a exjugador

Evaristo Isasi, exfutbolista del Olimpia, estaba detrás de su pensión graciable en el Congreso, con otros exjugadores. Fue detenido en pleno parlamento porque la cámara inteligente escaneó su rostro y saltó que estaba siendo buscado por un caso de “apropiación”.

De ahí nomás fue llevado a la comisaría y le hicieron viajar a Concepción, donde era requerido por la Justicia. Él y un invasor fueron los primeros en caer por la cámara de reconocimiento facial.

Dejá tu comentario