Actualidad

Golpeada por su novio tras pillar arañazos en su espalda

Denuncian brutal violencia contra la mujer en Encarnación. La víctima pidió explicaciones a su pareja y casi termina muerta.

Cuando su pareja se sacó la remera, A.R descubrió marcas de arañazos en su espalda. Segura de que no las hizo ella, le preguntó: “¿Qué significa eso?” y de respuesta recibió dos bofetadas.

El sábado por la noche la pareja llegó al departamento donde vivían juntos tras un paseo por la costanera de Encarnación. Él estaba pasado de copas.

“Mirá en el espejo lo que tenés en tu espalda, le dije. Me gritó '¡a la gran mierda!' y me pegó por la cara hasta que caí en la cama”, relató la mujer a NPY.

Ella se levantó rápidamente e intentó salir de la pieza, pero el hombre llaveó la puerta y la tomó del cuello, y estrangulándola la levantó por la pared.

La víctima intentó defenderse y también rogó que la soltara. “Zapateé y le dije que no podía respirar. Me apretaba con toda su fuerza y su brazo templaba”, detalló la víctima en medio del dolor.

La dejó caer al suelo, se tomó de la cabeza y se quedó sentado en un sofá ubicado en la esquina de la habitación.

La señora aprovechó ese momento para tomar su celular y pedir ayuda.

“Si yo llamaba al 911 no sé lo que iba a pasar de mí, por eso, a escondidas escribí un mensaje al administrador del edificio y le pedí que llame a la policía urgente”, expresó.

Minutos después, el hijo de 11 años de la mujer comenzó a golpear la puerta y a llamarla. “¡Mamá, qué te pasó, por qué no salís, por qué no me contestás!”, gritaba el chico.

El violento hombre abrió la puerta y el nene estaba ahí, parado con un cuchillo en la mano, presto para defender a su madre.

“Me asusté más cuando vi a mi hijo con el cuchillo. Él le empujó, yo le alcé y salí corriendo por la escalera pidiendo ayuda, pero mi ex venía detrás”, añadió la denunciante.

Afortunadamente, al salir a la calle encontraron al encargado del departamento junto a policías de la Comisaría 3ª y el agresor fue apresado.

El detenido por violencia intrafamiliar fue identificado como Ezequiel Cantero (32).

Mucho temor

La mujer es oriunda de Misiones, hace cuatro años que se mudó a la Perla del Sur. Durante la pandemia quedó sin trabajo y ahí inició la violencia.

“Una vez me pegó por la cara y me rompió la boca, mi hijo vio todo. No hice nada porque acá estoy sola, el papá de mi hijo está en Misiones. Dejé que pasara el tiempo, esperando que todo mejore”, dijo la víctima.

Ahora el adolescente está con miedo. Se asusta cuando alguien golpea la puerta y pregunta constantemente si Ezequiel está cerca de la casa.

Luego de la denuncia presentada, la mamá recibió varios mensajes de amenazas de parte de supuestos familiares del detenido.

“Temo por mi niño, por mi casa, por mí. Si mi caso se cajonea como muchos otros, voy a tener que mudarme de nuevo. Ruego justicia, que ya no se acerque a nosotros”, expresó.

137 para pedir ayuda

Si sos víctima de violencia, testigo o conocés una mujer que necesite ayuda, llamá al 137 desde tu celular y te comunicarás con el servicio del Ministerio de la Mujer, atiende las 24 horas.

Dejá tu comentario