Actualidad

Garrotearon a reo y le clavaron "ahí mismo"

Médico afirmó que igual va a poder procrear todavía.

Caminando con mucha dificultad, o más bien rengueando, llegó al Hospital Regional de Itapúa Diego Alejandro Silva Medina.

Habían pasado algunos minutos de las 7:00 de la mañana de ayer, cuando la patrullera policial que lo llevó estacionó frente al nosocomio.

Con ayuda de los uniformados, el muchacho de 21 años bajó quejándose del dolor que sentía entre las piernas.

Esto, debido a que, minutos antes, había recibido una estocada en una de las partes más sensibles de su cuerpo: su testículo izquierdo. Fue durante una pelea en el Pabellón B Baja de la Penitenciaría Regional de Itapúa.

El autor fue Luis Florenciano, con quien tuvo un encontronazo cuando ambos fueron por un vaso de cocido, que se repartía como todos los días.

Guardiacárceles llegaron rápidamente al sitio y constataron que Silva tenía una herida penetrante en su parte íntima.

El doctor Walter Benítez, director médico del centro asistencial, señaló a EXTRA que Silva llegó con mucho sangrado, incluso interno, pues recibió puñetazos y patadas en el abdomen, que acabaron dañándole el bazo.

Según el profesional de blanco, la víctima recibió una brutal agresión y actualmente se encuentran evaluando si necesitará intervención quirúrgica. En caso que así sea, quedaría internado al menos por 15 días.

No obstante, aseguró que el daño no repercutirá en su fertilidad.

No hacía un mes que ingresó al recinto

El 3 de julio, Silva había sido detenido tras una larga persecución en la que lo persiguieron agentes de las Comisarías 101 y 68, luego de ser pillado en el interior de un local comercial denominado “Cuñatai” ubicado sobre la Ruta XIV, en Cambyretá.

El muchacho ya contaba con antecedentes penales por hurto, por lo que para él no hubo “tu tía” y fue a parar directo a la cárcel. Por su parte, el autor, por motivos de seguridad fue trasladado a una celda de aislamiento.

Dejá tu comentario