Extra
Destacados
clima
28º C
G 6280
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Actualidad

Gallinas desechadas en Brasil se venden como caseras en el Este

Más de 200 aves son decomisadas todos los días en la frontera y Senacsa refuerza controles por salmonelosis en el vecino país.

Funcionarios de la Aduana de Ciudad del Este y del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) tienen que lidiar todos los días con gente que intenta meter gallinas y pollos faenados de contrabando desde el Brasil.

“Diariamente decomisamos entre 200 y 300 gallinas que el Senacsa tiene que destruir, pobrecitas”, afirma Justo Gamarra, del área de Resguardo de la Aduana esteña.

“Todos los días escuchamos los llantos de señoras humildes que no quieren entregar su mercadería, que a veces hasta se pelean con los funcionarios, pero no podemos dejar pasar, porque está prohibido”, explica.

Estas aves eran ponedoras de huevos en Brasil, sus dueños las alimentaron con hormonas, las tuvieron 1 o 2 años y, cuando “dejaron de servir”, las vendieron a un precio bajísimo. Los paraguayos las compran por 3 o 4 reales (unos 6.000 guaraníes) y, si logran hacerlas pasar hacia Paraguay, las engordan alrededor de un mes y las venden como si fueran caseras a G. 20 mil, G. 30 mil o G. 40 mil incluso, según el ingeniero Jimmy Cuellar, de Senacsa.

En los motores

Estas gallinas además son transportadas en muy malas condiciones. Los contrabandistas se las ingenian para esconderlas hasta debajo del capó de los vehículos. Las aves llegan semimuertas, todas desplumadas, y algunas perecen en un par de horas en jaula. “A veces vienen en la parte del motor y hacen ruido, así le pillamos rápido al contrabandista”, cuenta Gamarra como anécdota.

Alerta por bacteria

No solo los animales vivos son una preocupación de los funcionarios, también los pollos faenados y huevos que tratan de hacer cruzar la frontera sin papeles y que pueden estar contaminados con bacterias. Hace un mes hubo una alerta en Brasil por salmonelosis, una infección estomacal que produce fiebre, cólicos, diarrea, a veces vómito, y que puede ser grave.

Por eso el Senacsa dobló los controles en todas las fronteras con dicho país. Sin embargo, no siempre pueden con los avivados y a veces se ve en el mercado y hasta en la vía pública a gente que ofrece estas gallinas, según el funcionario de Aduanas.

Si una persona lleva pocas mercaderías, simplemente se le decomisa, pero si lleva una carga importante sin la documentación correspondiente, se abre un sumario que dura unos cuantos meses, explicaron.

En Pedro Juan Caballero hubo 39 intoxicados con pollo

Tanto Gamarra como Cuellar comentaron a EXTRA que recientemente hubo una ola de intoxicación en Pedro Juan Caballero y 39 personas tuvieron que ser internadas. Todas tenían en común que consumieron pollo de un mismo local. Según Cuellar, probablemente estos animales faenados fueron traídos de Brasil. “Suponemos que fueron pollos de contrabando, en la frontera seca es mucho más fácil burlar los controles”, explicó.

Los funcionarios de Senacsa de Asunción incluso fueron a dar charlas en el Este sobre la importancia de no comer ni traer pollo de contrabando.

Dejá tu comentario