Extra

Actualidad

"Fui comprada por G. 31.000 por Stroessner"

Cuando era solo una niñita, Popol Perrier la convirtió en su esclava sexual. Luego, fue sometida también por el dictador. La víctima del régimen contó su terrible testimonio en un cortometraje.

El dolor de remover el pasado no pudo con sus ganas de desahogarse. Temblando, reveló cómo apenas siendo una niña se convirtió en esclava sexual para satisfacer la pedofilia que era “bendecida” durante el régimen del dictador Alfredo Stroessner.

“Mi mamá era una payesera, leía las cartas y todo eso. Un día vino llegando la señorita Carolina, que era luego su clienta, comenzaron a hablar y después mi mamá me pidió que me bañe” comenzó relatando Soledad (nombre ficticio). Transcurrían los últimos meses de 1979.

Sole terminó de asearse y su madre la vistió con la mejor ropa que tenía. Salió de la casa de la mano de Carolina, no sin antes escuchar el consejo de su progenitora: “Portate bien y sé obediente en todo”. “Recuerdo que nos fuimos al barrio Sajonia, llegamos a una casa grande, entramos y le encontramos a un señor de mucha edad, promedio de 70 años (era el Teniente Coronel Leopoldo Popol Perrier), dijo Soledad.

Aquella niña, sin entender lo que pasaba, sintió temor, pero en su mente estaba el pedido que le hizo la mamá. “Después de tres horas de hablar, me llevaron a una pieza y Popol me preguntó si yo ya había tenido relaciones sexuales, le contesté que no sabía lo que era eso”, recordó Sole, mientras se seca las lágrimas.

Carolina, la fiel clienta de su mamá, la acostó en la cama y comenzó a besarla, mientras Popol la manoseaba, para finalmente penetrarla. Esta escena se repitió una y otra vez hasta que se convirtió en rutina. “A medida que me iba pasando el dolor, me cambiaban de chica, Carolina ya me había dejado allí”, contó.

Popol fue sintiendo apego a Sole y la mezquinaba. “Él no me quería entregar, incluso cuando el presidente estaba siempre me decía que yo no me muestre mucho”, detalló. Así Sole se convirtió en la esclava sexual del Teniente Coronel.

Fuente: Cortometraje “Calle de Silencio”.

stroessner.jpg

Cinco años de martirio

La mujer cuenta que durante cinco años fue sometida sexualmente. Popol Perrier se encargó de vestirla con la mejor ropa, la llevaba y traía constantemente de la quinta que tenía en Itá Enramada, hasta que decidió huir de la casa. “Me escapé de mamá después de tener más conciencia, porque sabía que si volvía debía estar con el comandante”, dijo.

Fue testigo del horror

Sole se había convertido en la “protegida” de aquel enorme y rudo hombre. “Perrier traía a las niñas a Itá Enramada, ahí les bañaban, les peinaban y venía Stroessner para tener relaciones con ellas”, detalló. Contó que siempre les ponían un camisolín y una bombachita blanca. “Nunca volví a ver a ninguna de ellas”, señaló.

Hoy solo desea tener paz

“Está ahí, es una sombra eterna, pero recordar todo de nuevo duele”, reconoció. Aquella niña hoy es una señora fuerte a pesar de todo, tiene hijos y nietos que son el motor que la impulsan a seguir cada día. “Así como existe la justicia divina yo también quiero encontrar esa mi paz, me hace falta”, finalizó secándose las lágrimas.

CALLE DE SILENCIO (2017)

Hay 6 denuncias nuevas por abuso sexual

El dictador Alfredo Stroessner, refugiado en Brasilia, falleció con rótulo de prófugo de la justicia paraguaya en 2006. La Comisión Verdad y Justicia presentó el pasado 13 de diciembre una denuncia ante la Fiscalía de DDHH, por tortura y abuso sexual durante el régimen del tirano.

El abogado Rodolfo Vera explicó que tomaron 6 casos emblemáticos a partir de los que se abrió una carpeta de investigación. El objetivo, según explicó, es dar con policías y militares involucrados que todavía están vivos.

La Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY) también denunció a lo largo de los años varios casos de torturas, como por ejemplo el de Rogelio Goiburú, titular de la Dirección de Memoria Histórica del Ministerio de Justicia.

Dejá tu comentario