Actualidad

Fugado de la cárcel guaireña mató al padrino por delatarlo

El finado había sufrido un atentado en enero, vivía amenazado.

Algunas cuadras le quedaban aún de recorrido en moto a don Primitivo Araújo Brizuela para llegar a su domicilio.

Tras participar de un cumpleaños en la localidad de Higinio Morínigo, Caazapá, el agricultor de 54 años iba rumbo a su casa en José Fassardi, Guairá, pero nunca llegó.

Cuando el reloj marcó las 6:55 del lunes, una llamada a la comisaría séptima de Caazapá alertó sobre lo peor.

El cuerpo de un hombre amaneció en una calle vecinal de la compañía Lote’i: era don Primitivo.

“La última vez que se le vio con vida fue a las 12, se le encontró a las siete y tenía cuatro horas de rigidez cadavérica”, comentó el comisario Osvaldo Andino, de Investigación de Delitos.

El hombre presentaba dos impactos de bala, uno en la cabeza y otro en el pecho, percutidos con una escopeta calibre 12 milímetros.

El estremecedor crimen consternó a toda la comunidad lugareña, donde era un secreto a voces que la víctima recibía constantes amenazas de su propio sobrino, quien además era su ahijado: Tomás Araújo Acosta, un peligroso sicario prófugo de la justicia desde hace años.

“La víctima supuestamente fue amenazada por el autor por dar datos sobre él para que se le pueda atrapar, era fugado de la cárcel”, afirmó Andino.

Araújo Acosta había logrado burlar la seguridad de la cárcel de Villarrica en septiembre del año 2017, cuando purgaba una pena de 13 años por homicidio doloso.

El fallecido ya había sufrido un terrible atentado en enero de este año, donde estaba sindicado como autor el ahijado. “En el mismo contexto (por delatarlo), con la misma persona”, refirió el comisario al respecto.

Temido matón

Pero el nombre del criminal a sueldo causa escalofríos por sí solo. Pues según los investigadores, su foja criminal no se detuvo tras escapar de prisión, estando libre, él continuó matando.

Saltó nuevamente en el radar de la policía como sospechoso en mayo pasado.

Fue sindicado como autor del asesinato por encargo del payesero Emiliano Andino Paniagua, ocurrido en Colonia Independencia, hecho por el cual nunca pudo ser capturado.

Un mes más tarde volvió a ser noticia, por el crimen -también por encargo- de un productor de nombre Ismael Franco, de 49 años, en la misma zona.

Amenazó a otros cinco familiares

Hasta el momento, el asesino a sueldo no ha podido ser localizado por la policía y, según comentaron sus familiares continúa amenazando a otros miembros de la familia.

“Estamos con mucho miedo, es muy doloroso esto que está pasando”, comentó entre lágrimas a EXTRA un pariente de Primitivo, quien mencionó que son cinco en total las personas “que están en la lista” del peligroso asesino. “No queremos que quede así nomás”, dijo al exigir justicia.

Líder del grupo

De acuerdo a las pesquisas, el homicida comandaría un grupo de sicarios que opera en esa parte del país.

Dejá tu comentario