Extra

Actualidad

Fuga de cloro por poco mata a tres personas en San Ber

Ocurrió ayer cerca del mediodía, pero todo fue controlado.

Faltaban pocos minutos para alcanzar el mediodía, cuando tres funcionarios de la sede de San Bernardino de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap), ubicada en el barrio Centro, se llevaron un susto tremendo.

A la cabeza se encontraba el jefe de planta, Nicolás Martínez, cuando manipulaban uno de los cilindros, momento en que se produjo una fuga de cloro en estado gaseoso.

De forma inmediata, tres personas se desvanecieron, contó. Los funcionarios fueron rápidamente auxiliados por sus compañeros hasta el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS), donde fueron atendidos.

Agentes de la comisaría jurisdiccional llegaron rápidamente al sitio, donde afortunadamente se logró controlar rápidamente la situación.

“Conforme al reporte que manejamos estaban manipulando un cilindro de 1.500 kilos y en una de esas falló la perilla de seguro y hubo la fuga de cloro en estado gaseoso”, contó el comisario Derlis Martínez.

Los policías procedieron a aislar el lugar y llamaron a los bomberos voluntarios de la ciudad, que auxiliaron a las víctimas. Los intoxicados fueron identificados como Nicolás Martínez, Raúl Ayala y Ana Liz Romero, quienes quedaron internados en el mencionado nosocomio. Sin embargo, según el parte médico, su estado no revestía gravedad, por lo que entrada la tarde fueron dados de alta.

El gerente general de la Essap, Carlos López, hizo un llamado a la tranquilidad de los lugareños, asegurando que la situación pudo ser subsanada rápidamente, por lo que el área no tuvo que ser evacuada siquiera.

Ya advirtieron

Miembros del sindicato Interior de la cartera estatal repudiaron lo ocurrido, asegurando que el 26 de octubre informaron sobre un inconveniente en la planta a Martínez, pero que no tuvieron respuesta al respecto.

Por este motivo solicitaron vía nota que se realice de forma urgente un sumario administrativo para saber qué fue realmente lo que sucedió, pues aseguran que el deplorable estado de los equipos es el que generó el accidente que pudo ser mortal.

En marzo se dio una muerte

En marzo pasado había fallecido Miguel Luchen (57) tras una fuga de cloro gaseoso en una planta de tratamiento de agua de Carmen del Paraná, Itapúa.

Es bebible el agua

López señaló que la fuga no causó efectos secundarios en el agua, por lo que el líquido vital puede ser ingerido con tranquilidad por los pobladores.

Dejá tu comentario