Extra

Actualidad

Fue condenado a un año de cárcel por robar un 2 mil'i

"Lo que se busca es eliminar la delincuencia", alega fiscal de la causa.

Un hombre fue condenado ayer a un año de cárcel por haber robado G. 2.000 a una joven el año pasado. Se trata de un fallo inédito de nuestra justicia.

Diego Guillén, alias “Peloncho”, estaba recluido en la penitenciaría de Tacumbú y la sentencia fue por robo agravado.

Peloncho tenía un sobreseimiento provisional por otra causa y salió de la cárcel. A poco de obtener su libertad asaltó a una mujer frente a su vivienda.

En el atraco, el hombre tenía en sus manos un estoque y con amenazas exigió a la víctima que entregue todas sus pertenencias.

La afectada, ante el temor que pueda ser apuñalada, entregó todo lo que tenía: en ese momento solo contaba con G. 2.000. A Guillén, sin embargo, eso le importó poco y se alzó con el billete. Luego huyó como alma en pena.

El violento suceso fue comunicado a la Comisaría 23 Metropolitana, de Zeballos Cué, Asunción. Los policías lo rastrearon, luego efectuaron una persecución para poder aprehenderlo.

“Parece jocoso”

Aldo Cantero, fiscal de la causa, dijo a EXTRA que aunque para muchos el hecho pareciera “chistoso”, no lo es, porque se trata de un caso de robo agravado. Alegó que el objetivo es dar un castigo ejemplar a los que cometen este tipo de delitos. “Lo que buscamos es eliminar la delincuencia, parece jocoso, parece un chiste, pero la realidad es que no lo es, ya sea con G. 1.000 o G. 2.000”, mencionó.

El agente del Ministerio Público señaló que estuvo en juego la seguridad física de una persona. “En la audiencia (el acusado) dijo que estaba en estado de ebriedad, pero eso no justifica nada. La pobre chica quedó asustada, a muchos les parece algo insólito por el simple motivo de que en ese momento la víctima tenía esa cantidad de dinero y por ese 2 mil’i va a cumplir una pena”, subrayó.

Según Cantero, el hombre estaba guardando reclusión desde 2018 . “El año pasado pasó todo esto, si bien se encontraba recluido en la penitenciaría de Tacumbú, esta condena es ejemplar porque se trata de la vida de una persona, la vida de la joven estuvo en peligro”, sostuvo.

Guillén ya estuvo recluido hace nueve meses, atendiendo que cometió el asalto con un arma blanca. Al ser imputado por robo agravado, no pudo obtener medidas alternativas a la prisión.

Dejá tu comentario