Extra

Actualidad

Fio le volvió a ver a su madre en dos ocasiones

La mujer asegura que su hija la reconoció.

Hace unos cuatro meses surgía la noticia de que por fin encontraron a la pequeña Fiorella (8), quien había sido raptada hace cuatro años. Desde entonces su vida volvía a cambiar drásticamente, yendo a vivir a otro hogar, relacionándose con gente desconocida y cambiando de escuela. Poco a poco fue calmándose todo en su ambiente y hace unas semanas sintió el abrazo de su verdadera madre.

Liza Portillo, mamá biológica de la menor, contó a EXTRA que se encontró con su niña y que siente su aceptación. “Yo ya le vi a Fio dos veces, cada 15 me estoy yendo al hogar donde está. Le llevo cosas. La primera vez que me fui a verle me hicieron esperar, cuando entré no le vi todavía. Primero hablamos con sus dos psicólogas y ella estaba estudiando. Yo temblaba todo porque después de mucho le volví a ver”, relató la mujer.

Aseguró que su hija la reconoció desde el primer momento y que el reencuentro fue muy emocionante. “Ella me dice que nunca se olvidó de mí, que siempre se acordaba que era su mamá y que ese señor (papá adoptivo) siempre le maltrataba. Mi hija ya no quiere estar con la otra familia, porque ellos le pegaban con cinto y zapatilla”, contó Liza.

“Fio me dijo: ‘Yo no quiero irme con ellos, yo me quiero ir contigo, mami’. Sabe que ellos no son nada de ella, pero no sabe que fue robada”, afirmó la joven.

Una evaluación

La jueza de Niñez y Adolescencia Jovita Rojas indicó que por el momento Fiorella y su mamá se van a estar viendo. Hasta ahora tienen un contacto progresivo, pero no se sabe todavía si se va a quedar con ella, ya que depende de cómo vaya evolucionando el relacionamiento entre ambas. Además, Liza no tiene actualmente trabajo, a pesar de que posee algunos planes para contar con algún ingreso económico.

Hay personas que quieren acogerla

La jueza Jovita Rojas confirmó que tienen pedidos de otras familias que quieren acoger a Fiorella, pero aclaró que van a esperar un tiempo prudencial debido a que los constantes cambios en su vida podrían ser chocantes para ella. “Teníamos una familia acogedora para ella, pero le retiramos porque ella necesitaba un tratamiento continuo”, dijo la magistrada. Añadió que la criatura está bastante bien y que su relacionamiento con los demás es bueno.

Dejá tu comentario