COTIZACIÓN
Compra
Venta
DÓLAR
G 7220
G 7340
PESO AR
G 18
G 23
REAL
G 1400
G 1470
PESO UY
G 180
G 250
EURO
G 7400
G 7900
YEN
G 35
G 60
clima
24.5º C

Actualidad

Festejo por triunfo de Olimpia resultó mortal

Vecino le reclamó por hacer tiros al aire. El pistolero le mató al señor e hirió al sobrino.

Un tipo mató a su vecino a balazos por que este le reclamó por hacer tiros al aire, festejando así el triunfo de Olimpia sobre el Fluminense

El tipo también hirió a tiros al sobrino de la víctima fatal, cuando este trató de defenderle a su tío.

El homicidio ocurrió pasada la medianoche de ayer, en la calle 4ª Proyectada casi Mcal. López del barrio San Rafael de la ciudad de Caaguazú.

Allí murió Vicente Ramón Santander, de 43 años, quien fue baleado en la boca y la bala tuvo orificio de salida en la nuca, el otro tiro le acertó en el abdomen y salió en el tórax lado izquierdo. Su sobrino Gustavo Alberto Santander Fleitas, de 27 años, recibió dos tiros en la panza y está internado en el Hospital Distrital de Caaguazú.

El autor del tiroteo es el vecino de las víctimas, Enrique Daniel Villalba, de 36 años, quien se escapó en una moto y hasta ayer a la tarde seguía sin ser apresado, según informaron agentes de la Comisaría 2 caagueceña. Sobre el hombre se impartió captura y se espera sea apresado.

Tiros al aire

Diego Guerreño, es un joven de 24 años que fue testigo de lo que pasó, contó a la Policía que estaba viendo el partido de Olimpia con Fluminense, en la casa de Gustavo Santander.

Cuando se acabaron los penales y ganó Olimpia, escucharon varios tiros y vieron que el que disparaba era Enrique Villaverde, quien aparentemente estaba luego borracho.

Como había mucha gente afuera de sus casas incluso criaturas que podían resultar heridas con las balas perdidas, Vicente se fue a reclamarle a su vecino su irresponsabilidad de hacer los tiros al aire.

Allí hubo una discusión y Enrique le disparó en seco a su vecino quien se cayó y murió enseguida. Gustavo al ver lo que pasaba quiso defenderle a su tío y también acabó baleado y gravemente herido.

Ningún otro testigo intentó detenerle a Enrique por temor a resultar herido.

Temas

Dejá tu comentario