Extra

Actualidad

Feroz pelea familiar entre indígenas a flechazo limpio

Uno de los nativos se fue preparado con hacha, machetillo y arco.

Tras las cuchilladas que recibió, Ramón Valiente Aquino parecía dominado. Simuló rendirse pero se fue a su casa para traer su arco y flecha y atacar a su propia gente.

Esto fue lo que pasó en una pelea de nativos de la comunidad Jakaira en Pedro Juan Caballero, Amambay, en la mañana de este sábado.

La pelea derivó en tres indígenas con profundas heridas cortantes, sin hechos de muerte que lamentar.

Fue un dos contra uno, pero aún así, el que salió con menores heridas fue el agresor que peleó en solitario, contó Hermelinda Barreto, familiar de las dos víctimas.

“Ese Ramón Valiente Aquino, es la tercera vez que le agrede a Éver Rojas Ramos en su casa. Suele incendiar donde duerme. Le amenazó de muerte y esta vez se le fue preparado con flecha, hacha y machetillo”, dijo la doña.

Un hachazo en la cabeza fue el primer golpe que dio el indígena contra Rojas.

La víctima no esperaba este ataque que le llegó justo cuando se estaba preparando para ir a trabajar.

Le pegaron un tiro

Los familiares salvaron a Ramos de una muerte segura y también le propinaron puñaladas a Aquino.

“Ahí se tranquilizó, pero después se fue y vino con todo, trajo sus ancestrales arco y flecha y empezó a disparar sin parar”, relató la testigo.

“Entonces uno que tenía arma le disparó en la pierna porque así únicamente se iba a entregar”, apuntó Barreto.

Son parientes

Según ella, Aquino y Ramos son parientes, pero no se tratan como tal. El tercer involucrado, Edison Vargas, conocido como “Pánfilo”, recibió una herida de machetillo en el rostro, por encima del ojo, defendiendo a Rojas.

Los tres involucrados fueron derivados por la Policía Nacional al Hospital Regional.

“El que está más grave es Éver Rojas. Tiene heridas de hacha por toda la cabeza. No sé cuál es el problema entre ellos. Seguramente tenían diferencias y por eso estaban bajo amenazas”, mencionó.

La entrevistada consideró a Ramón Aquino como un “bandido tuja” y un “arriero zafado” que ya expulsó de la colonia a sus dos hermanos.

De acuerdo a su versión, él ya estuvo tras las rejas y ahora quieren que vuelva a prisión.

“No queremos que haga algo peor si vuelve a nuestra comunidad”, señaló a radio Oasis FM.

Según la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos, en Amambay se asientan 43 comunidades indígenas.

Dejá tu comentario