Actualidad

Familiares acampan en el patio del Hospital Nacional

Las carpas ya no abastecen y ahora cada uno lleva su camping.

Fuera de las salas de internación hay otra dura realidad en el Hospital Nacional de Itauguá. Ayer, en medio de una copiosa lluvia, familiares de pacientes internados se resguardaban bajo carpas o campings a lo largo del patio.

Así están desde hace 15, 20 o 35 días, como Marilina Duarte (42), de Ñemby, quien acompaña a su madre de 60 años que estuvo en terapia intensiva por coronavirus, pero que por fortuna se encuentra un poco mejor.

"Cuando vine, ya estaban las carpas, hay un cartel que dice que puso el Gobierno”, recordó.

Leé también: Terminó el oxígeno esta madrugada en terapia COVID de Clínicas

La mujer contó a EXTRA que desde entonces no han parado de llegar más acompañantes al “campamento”.

“Entramos 15 personas, pero ahora nos acomodamos hasta 17. Hay que tener humanidad y poder estar todos a salvo, más con este tiempo inestable", dijo.

En el patio del centro asistencial también hay otras personas que llevan un camping, en donde pasan la noche a la espera de noticias de sus familiares. Duarte indicó que existen personas que hacen promesas para que se curen sus parientes, que cumplen llevando donaciones.

Solidaridad

La doctora Shirley Bordón junto a otros compañeros del HNI comenzaron a brindar un pequeño desayuno a los parientes que están en el patio.

Solidaridad en el Hospital de Itauguà.jpg

Prepararon café, cocido, y una médica que tiene una confitería horneó los panes.

"No estamos ajenos a lo que sucede afuera de nuestro hospital. Antes había un albergue, pero con el aumento de camas también hay más personas que llegan hasta aquí, lo que hizo que sobrepase el refugio", comentó.

Por su parte, la directora del nosocomio, Yolanda González, indicó que lo ideal sería que haya un familiar por paciente.

"Vienen, mínimo, cuatro personas por cada paciente. Es una lucha. Con estas aglomeraciones hay riesgos de contagios entre ellos mismos y también para los demás pacientes que no son COVID, porque otras especialidades siguen funcionando", expresó.

Agregó que hace 15 días solicitó a la SEN más carpas. "Estamos lejos de la capital y eso complica aún más todo", lamentó.

Odisea en Limpio

Jorge González hizo un pedido desesperado a las autoridades para proveer de carpas al Hospital de Limpio.

Techo en el Hospital de Limpio.jpeg

Hace pocos días se curó de coronavirus y la tos no le deja del todo, pero debe acompañar a su esposa, quien está recibiendo oxígeno también por el nuevo virus, en el Hospital de Limpio.

“Estamos como 30 personas, todas pegadas. Ni agua tomamos para no sacarnos el tapabocas”, lamentó.

Agregó que a la tarde los funcionarios del hospital colocaron una bolsa negra.

“El pronóstico del tiempo dice que va a llover hasta el miércoles, ese plástico no va a aguantar”, lamentó.

Desde la SEN indicaron que estarían por ambos centros asistenciales.

Dejá tu comentario