Actualidad

Examante de comisario: "Él me perseguía y acosaba"

La agente está con prisión domiciliaria y pidió un proceso "justo".

La llegada del comisario Jorge Fernández a la Dirección de Policía de Caazapá pasó desapercibida para la suboficial María Ramírez, hasta que un día, el jefe la mandó a llamar.

Lo que ella no sabía, era que ese día empezaría un gran calvario en su vida. La agente acudió al llamado que se convirtió en un momento de mucha incomodidad, cuando el comisario supuestamente le hizo una propuesta indecente.

“Al principio yo no quería saber nada de mantener ningún tipo de relación con él”, relató la oficial. Sin embargo, la insistencia del hombre fue tanta, que pasó a ser un constante acoso.

“Sabemos que los jefes por su rango quieren obligar a los subalternos a someterse a esas cosas. No me forzó, eso sería una violación. Eso no puedo decir, pero sí me presionaba”, refirió María.

Contó que Fernández constantemente la mandaba a llamar y hasta le hacía trabajar fuera de su horario de guardia.

“Me acosaba, me hacía trabajar de más, no me dejaba asistir a la facultad. De esa manera él empezó a presionarme”, señaló la uniformada.

Entonces, ella solicitó que le cambie de oficina dentro de la misma dirección a lo que él accedió con una condición.

“Yo le pedí un favor, pasar a otra unidad y a cambio de eso me pidió ‘eso’. Ahí yo cedí. Ahí empezó todo”, afirmó.

Aclaró que solo fueron amantes, es decir nunca tuvieron citas románticas ni salidas fuera del horario laboral.

Solo se encontraban para mantener relaciones sexuales.

“Yo tampoco quería eso, jamás le pedí para ser una pareja formal. No quería”, reiteró. Afirmó que tampoco le presionó para que deje a su lapa ni para que formalice con ella.

Ella terminó todo y fue hostigada

María contó que Jorge al principio le dijo que él ya estaba separado de su mujer y por eso, ella había accedido a tener algo. Pero cuando se enteró de que le había mentido, cortó con él. “Él me llamó una vez y me dijo que su señora le hackeó el WhatsApp, que él no eliminó nuestros mensajes y que vio su señora los mensajes.

A partir de ahí yo me aparté”, dijo. Aseguró que la esposa la amedrentó no solo en su domicilio, sino también a sus padres e incluso en su lugar de trabajo.

Presa en su propia casa

María lamentó haber sido imputada, asegurando que la fiscala la acusó sin siquiera escuchar su versión. “Por suerte el juez fue justo”, afirmó ella. Dijo que peleará para salir libre.

Lo que más le preocupa a María es que no podrá laburar debido a que debe cumplir prisión en su casa, por lo que solicitó a la fiscala que tenga en cuenta su versión de los hechos.

“Ellos me persiguieron”

María afirmó que el domingo no fue ella quien atacó Jorge y su señora, sino que por el contrario, fueron ellos los que la siguieron. “Yo pasaba por ahí y ellos conocían de memoria mi auto”, expresó.

Dejá tu comentario