Actualidad

"Esto no se acaba acá", dice la familia de Edelio Morínigo

Ayer hallaron indicios en el norte, pero ningún resto humano. Dicen que entrarán de vuelta al monte hasta encontrarlo.

Ropas y zapatos viejos, vainillas servidas y basura fue lo que finalmente se encontró ayer en un tambor, enterrado a un kilómetro de la casa de los papás de Edelio Morínigo, en Arroyito, Concepción.

Fue un día de emociones muy fuertes para la familia del policía secuestrado. Una persona cuya identidad decidieron no revelar, por seguridad, les avisó que había algo sospechoso en el monte.

Creyeron que estaban ante el posible hallazgo de sus restos, pero la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) lo descartó.

El teniente coronel Luis Apesteguía dijo a NPY que el tambor de plástico llevaba enterrado unos dos años, y que el olor tan fuerte era por las prendas húmedas que se guardaron adentro.

“Estamos muy mal, pero esto no se acaba acá”, manifestó Ricardo Morínigo, hermano de Edelio.

Criticó una vez más a la Fuerza de Tarea Conjunta y anunció que volverán a entrar al monte en los próximos días, para seguir con la búsqueda por su cuenta.

“Ellos no hicieron nada, como siempre, nosotros fuimos los que encontramos todo y sacamos” dijo.

¿Era o no su ropa?

Antes que el tambor, desenterraron un shortcito casi al ras del suelo. Al principio, los familiares dijeron que era de los que usaba Edelio, y así lo mencionó su hermano a nuestro medio.

Más tarde, el Departamento Antisecuestro de la Policía informó que le mostraron todas las cosas a la esposa, Elisa Ledesma, y ella dijo que nada le pertenecía a Morínigo.

Las vainillas, la bala y el pasamontañas hallados serán analizados por los de Criminalística.

Dejá tu comentario