Actualidad

Esclavizados en Brasil cobraron  45 millones de indemnización

Paraguayos vivían en penosas condiciones en el vecino país.

Sobre un sucio y deteriorado colchón reposado en troncos, bajo una carpa de lona -que se había convertido en su nuevo hogar-, descansaban seis paraguayos.

Vivían entre malezas y todo tipo de alimañas, en una finca situada en el municipio de Puerto Murtiño (Brasil), cerca de Bela Vista, límite con Bella Vista Norte, Amambay.

“Fueron sometidos a condiciones laborales degradantes”, contó a EXTRA Antonio Parrón, fiscal del Ministerio de Trabajo de Campo Grande, Brasil.

Parrón dijo que se ejecutó un operativo tras la muerte de un obrero por accidente laboral y que el rescate se logró el 15 de diciembre.

Pero la estancia de los paraguayos no fue tan larga, pues la Justicia brasileña fue rápida. “Dos de ellos comenzaron el 15 de octubre del 2020 y cuatro de ellos el 13 noviembre”, continuó Parrón. Contó que hacían corte de pasto, con desmalezadora de disco de hierro, pero que vivían en espantosas condiciones.

“No había baños en el campamento, tampoco de dónde tomar agua”, detalló. En menos de dos meses, el 12 de febrero, la Justicia brasileña logró que todos sean indemnizados.

“La ley prevé una compensación de 20 a 50 veces el monto del último salario pagado por la finca, pero fue todo un tema para conseguir el cobro. Casi una operación de guerra”, afirmó una fuente del Ministerio de Trabajo a EXTRA.

Ellos ganaban 70 reales al día (aproximadamente G. 84.000) y se fijó un monto de 35.000 reales (G. 45.000.000 aproximadamente) a recibir cada uno. Pero el verdadero desafío fue efectuar el pago, pues muchos no tenían cuenta bancaria, documentos personales o, en el peor de los casos, ni siquiera sabían leer ni escribir.

“Ellos podían recibir la cantidad máxima, sin embargo, la finca declaró que no podía pagar esa cantidad. Por ello, se negoció, a través del MPT, que recibirían la cantidad mínima a la que tenían derecho, pero que fuera de forma inmediata”, dijo.

Mencionó que funcionarios del Ministerio llevaron a los obreros hasta el banco para abrir cuentas o realizar la transferencia a cuentas de familiares. “Todo eso en un solo día”, refirió.

Volverán a nuestro país, dijo fiscal

Parrón dijo a EXTRA que están trabajando en la regularización de la situación migratoria de los paraguayos. “Ellos volverán a su país”, refirió. Todos ellos son de la zona de Bella Vista Norte, de donde fueron reclutados para ir al vecino país.

Luego del procedimiento, la finca se comprometió a brindar mejores condiciones de trabajo. Además de la indemnización a los obreros, deberán pagar G. 500.000 de retribución a la sociedad a través de una fundación.

17 eran los esclavos: Entre ellos 11 indígenas rapái, dos de ellos menores de edad y 6 paraguayos adultos. Solo en la oficina de la finca (de 15 hectáreas) había WI-FI, caminaban un kilómetro para hablar con sus familiares. Infrahumanas eran las condiciones en que vivían los paraguayos y brasileños en el campamento. No tenían siquiera baño.

Dejá tu comentario