Extra
Destacados

Actualidad

Enfermero condenado por manosear a paciente

El tipo le preguntó "si tenía novio y si no era celoso".

Saturnino Gamarra Núñez, un enfermero sindicado de manosear a una paciente internada en terapia intensiva del Hospital Regional de Ciudad del Este, fue condenado el viernes a 2 años de cárcel por este hecho.

El agente fiscal Víctor Adolfo Santander comentó que el hecho ocurrió el 28 de enero del 2018, en la sala de UTI. Según la denuncia que se pudo corroborar, la víctima se despertó al sentir que el funcionario del hospital la estaba manoseando. La mujer sostuvo que le reclamó al funcionario de salud por su accionar, y éste le respondió que le estaba apenas revisando para ver si le dolía algo.

La denunciante añadió que luego el enfermero se retiró y la paciente siguió durmiendo, aunque con mucho miedo. Le pareció que transcurrió un buen rato, hasta que se despertó otra vez por las molestias mismas de su cuadro febril, y cuando abre los ojos se sobresaltó porque el mismo hombre le estaba tocando la entrepierna y se dio cuenta que esta vez ya le sacó hasta las gasas que le cubrían los senos.

A los gritos, nuevamente la afectada le reclamó al autor, y éste se limitó a decirle que le tomaría la temperatura.

La paciente contó a sus familiares lo que había ocurrido y denunciaron el hecho ante el director del hospital. La joven declaró que el enfermero se le había acercado un día antes y preguntado si tenía novio y si era celoso, “que era flaquita, pero que tenía todo” le dijo.

No fue la única que lo denunció

A este licenciado se lo apartó del cargo en el momento mismo de la denuncia y fue confirmado por el propio director regional de Alto Paraná, el doctor Gustavo Giubi.

La mujer que se encontraba en terapia por un cuadro febril, pero lúcida. “La paciente presentó un manuscrito, que hizo con un recetario del hospital, en el cual detalla la manera en que este funcionario la habría manoseado”, mencionó en aquella ocasión el director. El agresor habría incurrido en una situación similar, no obstante, el caso no prosperó ya que la aparente afectada fue una mujer con problemas mentales, ya nadie le creyó.

Dejá tu comentario