Extra

Actualidad

En violento robo, se llevaron toda la recaudación y de yapa, cervezas bien frías

Los autores fueron tres hombres que estaban armados y tapados hasta el cogote.

Poco más de un minuto duró el momento más horrible que le tocó vivir a Ana María Enriquez, en Capiatá, durante un violento asalto del que fue víctima en su minisuper ubicado en el kilómetro 23 de la ruta 2, Mariscal Estigarribia. El hecho se registró en las últimas horas del sábado, en el barrio La Paloma.

La mujer de 55 años fue sorprendida por un par de delincuentes, que tapados hasta el cogote con pasamontañas, tapabocas, guantes y hasta gorras, entraron a su local para alzarse con dinero en efectivo, alguna que otra mercadería y de yapa, antes de retirarse un pack de cervezas bien frías, de la heladera.

Violento robo en Capiatá

Según la hija de la víctima, los delincuentes aparentemente conocían perfectamente el lugar, pues se fueron preparados como para no ser reconocidos, considerando que el lugar está minado de cámaras de circuito cerrado.

"Había también un cliente, además, el local está frente mismo a una plaza, donde había un montón de gente que salió corriendo al verles bajar con armas largas. Ahí mismo ellos dieron la voz de asalto", contó a EXTRA Laura Benítez, hija de Ana María.

Los delincuentes llegaron al sitio a bordo de un automóvil blanco, presumiblemente Toyota Alex, sin chapa, según testigos. Ingresaron al sitio y tomaron de rehén a Ana María, mientras todos los demás, huían despavoridos.

Violento robo en Capiatá

La joven comentó que su madre quedó extremadamente shockeada a causa del hecho y por poco desiste de seguir atendiendo su local. "Ni siquiera quiere más estar ahí, después de esto se quedó con un terror impresionante. Ahora le dijimos que abra solo hasta las 19:00, no más", expresó Laura, desconsolada.

Añadió que la zona es súper insegura y ni siquiera cuentan con la garantía de una rápida respuesta de la subcomisaría local, pues es recontra precaria y con suerte tiene patrullera disponible para los servicios. La jurisdiccional es la subcomisaría de Toledo Cañada.

"Dentro de todo agradecemos a Dios que mamá conservó la calma, porque de otro modo, no sabemos qué podíamos estar lamentando a estas alturas", se quedó duramente Laura.

Violento robo en Capiatá

Dejá tu comentario