Extra

Actualidad

En medio del dolor, recuerdan a Mía con festejo de primer añito

Ayer fue el cumple de la niña asesinada en Katueté. Hicieron una pancheada para los niños y rezaron por su descanso. "Que nadie más festeje a un retrato", rogó el papá de la criatura.

Cuatro tortas adornaban la mesa. Flores y telas de colores anunciaban un festejo. Los niños, listos para cantar "Cumpleaños feliz", pero Mía no estaba para apagar su velita.

Unas manos asesinas le habían arrebatado en enero algo más que esta fiesta: su vida.

Hundido en el dolor, Roberto Mendoza veía a los invitados llegar ayer a lo que debió ser el primer añito de su princesa.

A pesar de aquella terrible pérdida, el hombre se armó de valor y decidió recordarla como ella lo hubiese querido.

“Jamás hubiera pensado tener que festejar un cumpleaños sin mi hija presente, mi alma está en pedazos, pero lo hice en honor a ella”, expresó muy sentido a EXTRA.

La conmemoración tuvo lugar en Katueté, Canindeyú, donde vivía con su padre antes de que la asesinaran junto con Mabel González, su niñera.

Familiares y amigos de don Roberto organizaron una pancheada y repartieron montón de golosinas para los amiguitos de Mía Soledad.

“Ella adoraba a los niños, todos la querían mucho aquí, esta gente es la que me da fuerza para continuar”, mencionó.

Pero antes de cortar la tortita, fueron a rezar por su descanso. “En el lugar donde fue encontrada le pusimos una cruz y le rezamos juntos”, dijo.

Elva Steinger, madre de la menor, estuvo ausente; según Roberto estaba invitada a participar del emotivo encuentro.

Mendoza, en medio del dolor, pidió que la muerte de su hija no quede impune y que ninguna otra persona tenga que llorar a un inocente. “No más festejos a un retrato”, rogó.

El momento fue captado por Juan Alcaraz, colaborador del diario.

Dejá tu comentario