Actualidad

En líos con Informconf por salir de garante de la cuenta

Historias de dos personas que lamentaron dar la mano a otra persona. Uno si que ya no le habla a su comadre por causa de la deuda.

Sergio Núñez publicó una foto en sus redes sociales posando con un cartel donde dice que su sueño más anhelado es por decir “Vencí al Informconf”.

Hace cinco años más o menos, su comadre (madrina de su hijo) sacó un préstamo de G. 3000.000 de la cooperativa Capiatá Limitada y él le salió de garante. Siempre que él preguntaba cómo estaba la cuenta, ella le respondía que “tranquilo”, que “está al día”.

Casi se cayó de espaldas cuando le vino un documento de demanda por una deuda impaga.

“Yo no sabía que ella no pagó la cuenta, pero hace seis meses me llegó la notificación de que estoy en Informconf y ni una licuadora puedo sacar más a crédito”, lamentó el hombre a EXTRA.

Sergio es dueño de un taller mecánico en Itá. Desde que supo que está en la lista de morosos, su negocio se ha visto muy afectado, ya que no puede quitar ningún préstamo para comprar alguna herramienta.

Lo que más lamenta es que la señora en cuestión puede mantener tranquilamente autos, dos terrenos.

“Ella está bien económicamente y aún así no quiere pagar”, se quejó.

Por su puesto que las relaciones familiares se fueron también a una lista no deseada.

“Sinvergüencía es lo que hace esta señora. No es justo y claro que ya nos distanciamos por este tema, lastimosamente”, renegó.

Se volvió famoso en redes

Víctor Brizuela, de Natalio (Itapúa), vio la foto de Diego en las redes y también publicó como una forma simpática de contar lo que tuvo que pasar hace un año atrás aproximadamente.

Víctor Brizuela.jpg

En un foto vieja, pero con un mensaje bien actual; editado en el celular puso también la leyenda “Vencí al Informconf”, y por supuesto que también se hizo viral.

Pero Víctor fue más bueno todavía y le hizo el aguante a una amiga para que sacara a su nombre para su cama y otros muebles ya que ella no podía y estaba embarazada. Pasaron los meses y con el nacimiento de su bebé, a la señora se le hizo difícil pagar y le dejó un feroz clavo también en el libro hu. “Después de mucho insistir y ser caradura ella comenzó a pagar su cuenta, pero la última cuota ya no pudo luego más”, contó Brizuela.

Antes de que la situación se ponga aún más fea para él, no tuvo otra que volver a bancarle a su amiga, pero esta vez para salir bien librado.

“Tuve que pagar yo la última cuota y liberarme, no había otra. Por suerte nosotros nos llevamos bien todavía", dijo entre risas Víctor.

El escrache viral del momento

El escrache viral de la semana tiene como protagonistas a dos mejores exmejores amigas. Érika publicó una factura de consumición en uno de los restaurantes más top de Asunción. Ella contó que su examiga, Susan, la invitó, supuestamente iba a pagar el chuli de esta. La noche pasó, pero la cita jamás apareció, ellas para entonces ya habían tomado un champán carísimo, entre otras bebidas y comidas. Como Susan no tenía, ella tuvo que pagar la cuentaza de más de G. 2.600.00, con la promesa de devolverle todo, pero solo le dio un millón.

Dejá tu comentario