Extra

Actualidad

En la casa nueva pero sin gallinas ni chanchitos

Embed

La felicidad que rebozaba en el rostro de los chacariteños cuando fueron adjudicados con la casa habitacional San Francisco de Zeballos, se vio apagada en algunos, luego de que, supuestamente, fueron obligados a vender sus animales para mudarse.

“Yo tengo tres chanchos y 10 gallinas, con esto saco adelante a mis hijos cuando no hay ventas, pero ahora la condición para mudarme es no llevar nada de animales”, señaló una adjudicada que prefirió el anonimato por temor a perder la casa.

Sin embargo, la directora social de la SENAVITAT, Adriana Ávila, aseguró que nadie obligó a vender nada. “No le forzamos nada a nadie. Siempre estamos abiertos a escuchar a las personas para llegar a un acuerdo”, resaltó la directora.

Embed
Alegó que cada beneficiado fue avisado de que al mudarse, debían dejar muchas cosas, ya que el estilo de vida cambiaría. “Les comunicamos que por el espacio del terreno no podían llevar a todas sus mascotas y que los animales de granjas debían vender o regalar”, aseguró Ávila.

Por su parte, Ña Felipa, la famosa empanadera de Zeballos Cue, dijo que desde un comienzo se les comunicó que sus “cachivaches” no podrán llevar. “Las cosas que no utilizamos quiere que dejemos y se entiende, ya que no hay mucho espacio” aseguró la famosa vecina zeballense.