Actualidad

En la basílica del narco Toma' i harán karu guasu

Fue construida por el considerado zar del microtráfico. Acudirán cientos de devotos sin preguntar de dónde tanta comida.

A full estaban trabajando ayer los pintores de la réplica de la Basílica de Caacupé que se encuentra en el Km 7 de Ciudad del Este en el barrio Las Carmelitas.

Hoy reciben a cientos de devotos para el karu guasu que se realizará al mediodía en honor a la Virgen Azul.

La diferencia con el año pasado es que se asfaltó la calle frente a la “Basílica’i” y que los feligreses tendrán que entrar todos en la propiedad del narco que construyó el monumento.

“Ya no se podrá clausurar la calle para la comilona”, informó el comisario Gerardo Vera, de la Comisaría 23.

Procesión a caballo

La imagen de la Virgen de Caacupé llegará desde la capilla Caacupemí del Km 5 con una multitudinaria procesión.

Jinetes a caballo y promeseros acompañan a la imagen por cerca de dos kilómetros.

Al llegar, comenzará una misa y luego el karu guasu.

El menú será asado de carne vacuna con ensalada, sopa y mandioca.

Réplica pequeña

Esta réplica casi exacta pero más pequeña que la Basílica Menor de Caacupé fue edificada hace 19 años por el narcotraficante Tomás Rojas Cañete, alias Toma'i, en un sector del amplio terreno donde también construyó su mansión.

El hombre, considerado en su tiempo como el zar del microtráfico, fue preso en 2011 por tráfico de cocaína y condenado a 30 años de prisión en febrero pasado.

Toma’ i, en su época, lideraba una poderosa red de narcotráfico en Alto Paraná y lo llamaban el “Patrón”.

Fe a ciegas

La pequeña basílica construida por el narco recibe cada año a un montón de devotos, que aparte se van con la barriga llena por el karu guasu. Nadie pregunta quién ofrece, pero todos saben que es la promesa de Toma’ i, para la Virgencita.

asadeada llega la virgen_17071533.jpg

El narco condenado construyó la réplica del santuario más una especie de tupasy ykua porque la Virgen salvó a su hijo de una extraña enfermedad, apenas días de nacido.

Templos narcos

La espiritualidad también la viven quienes se dedican a lo oscuro. Es así que se tiene un imponente y colorido templo evangélico en la estancia de Jarvis Ximenes Pavão.

Así también, Clemencio Gringo González, de Pedro Juan Caballero, construyó un templo con arcos coloridos como los de Caacupé en su residencia. Y siguiendo la línea, la capilla de Cornelio Mitu Esquivel, en su estancia de Yvy Yaú, tiene una réplica de la cúpula original.

Dejá tu comentario