Extra

Actualidad

Embarazada y su mamá quieren conocer a su ángel

La mujer contó los entretelones de su relación con el papá de su bebé.

Abordo de su automóvil Rafael Pukall aguardaba que cambie la luz roja del semáforo, entre las calles Avelino Martínez y Atlanta, en San Lorenzo.

A lo lejos, una chica caía al suelo rendida, víctima de lo que parecía ser un asalto, el martes último.

“Todo pasó muy rápido, no hubo tiempo de pensar”, comentó a EXTRA el profe.

La mujer era Wilma Castillo Noguera, blanco de un criminal atentado orquestado por la esposa de su expareja, Martín Antonio Vera.

“La llevó al Materno de Calle’i. Se quedó con ella hasta que la auxiliaron al Hospital de Trauma”, contó Dominga Noguera, madre de Wilma.

Tanto ella como su hija afirmaron que están sumamente agradecidas con Rafael y que están muy emocionadas por conocerlo. “Si no era por él, tal vez hubiera sido peor”, afirmó la chica.

Wilma contó que hace 8 años vino a la capital para trabajar, buscando un mejor pasar para sus cuatro hijos, y hace seis años, conoció a Martín.

Sus destinos se cruzaron un día que se quedó sin micro, cuando iba a Maracaná (Canindeyú), para visitar a sus retoños. Martín, como camionero, se ofreció a acercarla desde una terminal hasta Durangos, a pocos kilómetros de su ciudad.

Durante el viaje, Wilma le contó que cada mes iba hacia allá. Al bajar, él le pidió su número y ella se lo dio. Un mes después, el hombre le escribió para contarle que iba a viajar a Durangos y se ofreció a darle un aventón, para que ahorre en pasaje.

Un año y medio anduvieron, hasta que él le confesó que tenía esposa. No obstante, cuando su doña viajó a España él volvió a buscarla y tras varios meses de insistencia, volvieron.

Ella contó que un mes antes de que vuelva su esposa, recibió un mensaje del hombre, pero lo había escrito su hija.

En ese mensaje la nena de 14 años le advirtió que dejara de “molestar” a su padre, por lo que ella presume que la hija le contó a su mamá todo.

“Yo quiero agradecerle personalmente”

Doña Dominga, mamá de Wilma, contó que pudo hablar con Rafael por teléfono, pero que le encantaría poder conocerle para personalmente agradecerle que haya salvado no solo a su hija, sino también a su nietito que viene en camino. “Solo le vi en la tele”, dijo la madre muy emocionada.

Celular y dinero aún no se encuentran

El único cabo suelto para los investigadores en torno al criminal suceso, es dónde quedaron el celular y el dinero que le sacaron a la víctima durante el hecho. “Creemos que como estaban monitoreando todo (Bernardina y Martín), ellos estaban por la zona y se encargaron de deshacerse de esas evidencias, porque en el celular estaban los mensajes de amenaza y eso”, refirió la fiscala Ana Girala, quien pidió prisión preventiva para todos los encausados.

Dejá tu comentario