Extra

Actualidad

El último día de una profe que enseñó a niños descalzos

Dos de los 3.000 maestros jubilados le dicen adiós al barullo de aulas. Nuevos docentes empezarán a la vuelta de las vacaciones

Después de 26 años de enseñanza, la profe Juana Barreto (47) hoy dice adiós a las aulas de la escuela San Francisco, de Pilar, para dar paso a otra etapa de su vida: la jubilación, al igual que otros 3.000 docentes del país.

“Hace más de dos décadas empezaba con la mochila llena de documentos, cuadernos y sellos. Hoy, me voy cargada de cariño, de orgullo al culminar esta tarea, a veces ingrata”, dijo a EXTRA la educadora.

La profesora explicó que en sus inicios en la docencia lo que más le costaba era ver a los pequeñitos que llegaban a la escuela con poco o nada de abrigo. Y con los pies descalzos en los días helados y que eso marcó su vida. “Como es una comunidad humilde, muchos padres son pescadores, estibadores. Pero gracias a Dios, actualmente eso cambió, ahora ya hay más abrigo para los chicos”, contó.

La profe Juana enseñó a generaciones en el 1°, 2° y 4°, pero luego pasó a Informática, donde enseñó, hasta hoy, desde el jardín al 9° grado. La educadora aseguró que se acuerda de toditos sus alumnos por alguna u otra travesura que hicieron en el aula.

“Las maestras solemos tener ese don de recordar a los nuestros. Hay personas a quienes les enseñé y hoy le traen a sus hijos a mi colegio para que también les enseñe, eso me llena de orgullo”, dijo.

Barreto contó que tiene dos hijos, uno de 25 y otro de 9 años. Su mayor compromiso será pasar más tiempo con el más pequeño. “Él está feliz porque ya me va a tener en casa 100%. Yo tengo sentimientos encontrados, voy a extrañar el bullicio de la escuela”, admitió.

Sin descanso

A pocos kilómetros, también en Pilar, el director Juan Villardo ya está listo para dar el retiro jubilatorio después de 29 años enseñando y exactamente 26 años en las aulas del Colegio Subvencionado Privado Juan XXIII.

Villardo hace ocho años que ganó el mayor cargo de la institución, pero su pasión por enseñar Física, Química y Trabajo y Tecnología hizo que pudiera cumplir a la par con el rol de profesor.

“Para un profesor no hay sábado, domingo. No termina el trabajo cuando toca la campana de la salida.

Nos obliga a estar a veces lejos de nuestros seres queridos, pero por la vocación que uno siente, se sabe que estamos en lugar correcto”, expresó. Animó a los nuevos docentes a ser ejemplo de compromiso.

Darán a conocer a seleccionados

En abril llamaron a concurso a 5.024 nuevos profes y en los primeros días de julio saldrán los nombramientos para reemplazar a los 3.000 jubilados y los cerca de 2.400 profes que renunciaron. Recién después del anuncio, se puede continuar con el programa, a contrarreloj. Para los alumnos, este cambio puede ser una dificultad, según explicó Miguel Mareco del Sindicato de Directores.

Dejá tu comentario