Extra

Actualidad

El reciclador que vive de amores perros

 

Los cuatro patas son muy cariñosos. Lo persiguen a cada paso. Los cuatro patas son muy cariñosos. Lo persiguen a cada paso.

“Yo no puedo ver perros que sufren, me duele mucho cuando se los tira como basura. Les traigo a casa y les cuido, les compro su ‘purina’, los llevo a la veterinaria. Todos tienen sus vacunas, están castrados y son muy sanos”, contó Víctor Vázquez (53), un recolector que dedica su vida a velar por la vida del “mejor amigo del hombre”.

En el populoso Barrio Obrero de Asunción, donde vive hace 16 años, es conocido como "El señor de los perros". Nuestro protagonista es soltero, no tiene hijos, pero siempre está muy bien acompañado.

Por las mañanas o por las tardes, empujando su carrito emprende su trajinar diario en busca de plásticos y latitas, custodiado por sus ocho caninos, sus fieles amigos y ayudantes. “De chico no tuve animales. Recuerdo que en abril, un día antes de la muerte del Papa Juan Pablo II, encontré a León, un cachorro enfermo, lleno de parásitos. Lo curé y fue mi mejor amigo durante 10 años”, contó Víctor.

León falleció, pero para llenar su vacío llegaron Óre, a quien encontró con una herida de parto infectada; Terri, el más viejito y dormilón; Kevin, que sufre mucho por el calor; Roki, cuyos dueños se mudaron y lo abandonaron, y las hembras Pelusa, Lassi, Maki, Sushi y Panchi.

Los afortunados sabuesos comen el mismo menú de su cuidador. “Cocino grande, con muchas verduras. Nunca se pelean porque todos tienen su plato. El guiso les encanta”, revela Vázquez. Algunos lo critican, pero otros lo ayudan. “Hay dos veterinarios que me apoyan. Otras personas vienen a saludarnos y les traen ‘purina’. Seguiré con ellos hasta donde pueda” afirmó, sonriendo.