Actualidad

"El pueblo sabía de nuestra relación", dijo viuda del pa'i

Dos hermanos, un sobrino y la supuesta pareja denunciada piden la sucesión.

La profesora que fue imputada por supuestamente falsificar documentos para heredar los bienes de un pa’i dijo a EXTRA que en serio es la viuda, que el casamiento fue legítimo y hasta tuvieron una hija biológica.

Cree que lo que está pasando con ella es muy injusto, pero que prefiere no entrar en conflicto con nadie. “Se difamó mucho el nombre de él, no solamente el mío, y eso yo no quiero”, expresó Teresa Díaz.

Según su versión, con el finado padre Severiano Martínez estuvieron juntos durante 14 años y anduvo mucho por él cuando se enfermó y ya no ejercía el sacerdocio.

“Él se dializó dos años y yo estuve con él. Le aseguré en el IPS, casi perdí mi trabajo. Fue mucha lucha, y su sobrino fue el único pariente que apareció”, refirió.

El tema saltó a la luz el viernes, cuando la Fiscalía informó sobre la imputación contra Díaz y seis personas más: dos funcionarios del Registro Civil y cuatro testigos tildados de “mau”.

La fiscala Carmen Meza accionó a partir de la denuncia de Ramón y Daniel Martínez, los hermanos del pa’i Severiano. Ellos quisieron iniciar el proceso de sucesión para quedarse con las estancias (cerca de 5 establecimientos), ganado y terrenos del finado, y saltó que ya se les habían adelantado.

Última voluntad

Una fuente confidencial contó a EXTRA que conocía a Severiano y a Teresa, y sabía parte de la historia.

Según su testimonio, Díaz le acompañaba de San Juan Nepomuceno a Asunción tres veces por semana para el tratamiento, le consiguió un albergue y la silla de ruedas, y cuando falleció en 2016 fue la que gestionó todo el sepelio.

Recordó las palabras del cura un día, cuando sentía que su salud iba en picada. “Él dijo verbalmente que quería dejarle todo a Teresita, ‘Panta ibueno avei’, dijo por su sobrino”, refirió la conocida. Pero no quedó ningún testamento.

Le preguntamos si ellos eran pareja. “Hasta donde yo sé, no, pero uno nunca sabe”, respondió. Lo que le sorprende es lo del casorio. El pa’i le dijo que quería hacer formal lo de la herencia, pero no expresamente que iba a ser por matrimonio.

De todos modos, recalcó: “el padre estaba todo el tiempo muy lúcido, no creo que nadie le haya forzado”.

Dejá tu comentario