Extra
clima
21º C
G 6260
Dólar venta
G 6180
Dólar compra

Actualidad

"El permiso", principal pleito para festejar con los amigos

Conocé cuáles son los motivos de pelea a la hora de organizar farras.

Juntar al “grupete” para celebrar el Día de la Amistad y pedir que ninguno lleve a su novio/a, casi siempre es un motivo de pelea en los grupos de WhatsApp.

Conocé ese y otros problemas más comunes que se presentan, en la previa del Día de la Amistad:

1- El permiso:

El amigo o amiga que no va a ningún lado sin su pareja, casi siempre es motivo de pelea entre los “cuates”. Lorena Martínez, estudiante, reveló que su amigo abandonó el grupo de WhatsApp después que le pidieron que vaya sin su “arito”.

2- La vaquita:

Cuando se acuerda un monto para la “vaquita” del asado, no falta quién no esté de acuerdo o no aporte. “Tengo un amigo que es pinta memete, el más cheto, pero siempre se plaguea en colores cuando hay que poner plata”, dijo Julio Arévalos, de profesión vendedor.

3- Punto de encuentro:

Ponerse de acuerdo en el lugar de la reunión es súper difícil. “Desde la quincena estamos planeando y todavía no nos pusimos de acuerdo con el lugar. Muchos ofrecen su casa, pero están las que son re delicadas y por poco no exigen mozos y que le busquen de su casa en limusina”, señaló Leticia Pereira, contadora.

4- La fecha:

Todos quieren cumplir con sus distintos grupos de amigos, por lo que acordar la fecha de la fiesta es un motivo seguro de discusiones. “A mí me coincide el encuentro de excompañeros de facultad con los amigos del fútbol. Intenté que alguno cambie de fecha pero no pude y en el día voy a decidir”, apuntó Marcos Galeano, comerciante.

5- La bebida:

Ponerse de acuerdo con la bebida suele ser más complicado en los grupos de mujeres que de hombres. “En el encuentro que yo organizo, los hombres vamos a tomar cerveza pero también hay que comprar la bebida de las chicas. Se siguen discutiendo de si van a tomar vino, vodka o que se yo”, dijo Claudio González, abogado.

6- Amigo invisible:

En muchas empresas el juego del “amigo invisible” es tradicional, pero están los que quieren jugar y los que hacen por obligación. “En mi trabajo la mayoría no quiere jugar pero nadie se anima a decir que no porque el jefe organiza. Yo odio que no sepan diferenciar entre ser compañeros y ser amigos”, expresó Carlos Villalba, telemarketer.

7- Los hijos:

Un punto súper sensible es cuando piden que los hijos queden en casa.

“Pasa que en mi grupo no todos somos padres, hay dos o tres. Cuando hay criaturas no podés hablar de ciertas cosas o poner música fuerte. Lo ideal es que no los lleven, pero pedir eso es desatar la tercera guerra mundial”, señaló Johanna Fleitas, universitaria.

8- El regalo:

Cuando se juega al amigo invisible no faltan los exigentes que hacen lista de las cosas que no se deben regalar. “Yo organizo en mi trabajo y pido que no regalen tazas porque nadie quiere recibir eso, solo que no dicen”, dijo la profesora Luisa Morínigo.

Embed

Dejá tu comentario