Actualidad

El estricto rito de los rabinos carniceros

Su faenamiento responde a mandato religioso, con una serie de estrictas normas.

Un grupo de rabinos llegó a Paraguay para realizar el rito de faenamiento vacuno denominado Kosher, para la exportación de carne a Israel.

El titular de Senacsa, José Carlos Martin Camperchioli, explicó que el rito Kosher es una serie de estrictas normas religiosas de sacrificio, rápida y sin dolor, para el animal.

La tarea de los enviados es mucho más que deslizar un filoso cuchillo en el cuello de una vaca. Tienen la responsabilidad de velar por el alimento de toda la comunidad judía. En Israel, pocos tienen esa autorización.

“La temporada Kosher dura alrededor de tres meses, pero no corrida, se toman 40 días de descanso, luego vuelven. No tienen una fecha fija, porque depende de su calendario religioso” dijo el alto funcionario.

Llamativo método

En nuestro país, son cuatro los frigoríficos habilitados para la exportación de carne a Israel.

Los rabinos trabajan en conjunto con los funcionarios del frigorífico, pero son los representantes de Israel quienes se encargan de matar al animal.

Con ánimo calmado, el “carnicero” recita entre dientes una oración. Se acerca al ganado, que es inmovilizado por los ayudantes.

La vaca no debe tener miedo. La cabeza debe estar firme. En el momento menos esperado, realiza un corte fino y profundo en el cuello, que antecede al mar de sangre que huye, del cuerpo agonizante del animal vacuno.

Cuando el ejemplar se desangra por completo, se eligen solo los mejores cortes: lomo y lomito.

La piel y toda la grasa deben ser extraídas antes del corte de la carne. Si algo se mezcla, ya no sirve.

Martin Camperchioli detalló que, de todos los animales faenados, el 25% es descartado por incumplimiento de alguna norma.

Tras el faenamiento, la carne se pesa y se congela hasta el día de la exportación.

Cuchillo: Los rabinos utilizan un cuchillo súper afilado, dos veces más largo que el cuello del ganado, de unos 50 centímetros, aproximadamente. Se afilan luego de cada 10 usos.

Comidas: El judío no se rige por sus antojos en la comida. Por un mandamiento estrictamente religioso, no puede mezclar la carne con la grasa, con la leche vacuna u otros productos lácteos.

Dejá tu comentario