COTIZACIÓN
Compra
Venta
DÓLAR
G 7080
G 7200
PESO AR
G 22
G 30
REAL
G 1300
G 1380
PESO UY
G 170
G 230
EURO
G 7180
G 7400
YEN
G 35
G 60
clima
23.7º C

Actualidad

El día que un tanque de cohete cayó en Paraguay

Hace tres años, trabajadores de una estancia de Itanará encontraron el resto de un cohete chino.

Sofía Ferreira Méndez Por Sofía Ferreira Méndez
tanque-itanara.jpeg
Alejandro Román y Adolfo Jara, de la Agencia Espacial Paraguaya, recuperando en abril de 2018 el tanque que ahora está sellado en la Fuerza Aérea.

Alejandro Román y Adolfo Jara, de la Agencia Espacial Paraguaya, recuperando en abril de 2018 el tanque que ahora está sellado en la Fuerza Aérea.

El mundo tiene los ojos puestos en el cohete chino que caerá en algún lugar del planeta entre el fin de semana y el lunes próximo, pero pocos recordarán lo que ocurrió hace tres años en Paraguay.

En el silencio de la madrugada del 10 de marzo de 2018, una bola de metal de 6 kilos impactó en el suelo a 300 metros de la estancia San Ramón, en el distrito de Itanará, departamento de Canindeyú.

Era un tanque de hidrazina (combustible de cohetes), desprendido del vehículo espacial Long March 3B, también de procedencia china.

Afortunadamente no causó daños a personas o cosas, aunque sí era un objeto peligroso por su toxicidad.

“Nosotros no nos acercamos, pero los dueños llevaron a su domicilio; comunicamos el hecho, vinieron personas de Asunción con su equipamiento completo y lo retiraron”, recuerda el oficial José Mendoza, jefe de la Subcomisaría 23.

La Agencia Espacial del Paraguay Paraguay se hizo cargo del fragmento que ahora está en la Fuerza Aérea Paraguaya.

“Sellamos en un recipiente con agua, que es el protocolo, pero ya no manipulamos el tanque, por razones de seguridad”, indicó Alejandro Román, director de Ejecución y Desarrollo Aeroespacial de la agencia.

Sobre el Long March 5B, que se salió de control recientemente tras su lanzamiento, explicó que no contendrá lo mismo que cayó en Itanará.

“Los cohetes se dividen en etapas, en aquel caso era la tercera etapa. El que va a caer es la primera etapa”, dijo Román. Esta vez, se trata del cuerpo de la parte inferior.

La probabilidad de que los restos hagan contacto con el suelo paraguayo es mínima. Solo podrá conocerse el lugar del impacto pocas horas antes.

Aunque el cohete pesa 20 toneladas, no se puede determinar cuánto de eso llegará, porque se espera que gran parte de la estructura se desintegre al cruzar la atmósfera.

“Los objetos más grandes dependiendo del material del que estén hechos, pueden caer en partes y algunas de estas pueden sobrevivir a la caída”, dijo Román, analista de sistemas y especialista en sensoramiento remoto y sistemas de información geográfica.

Dejá tu comentario