Extra

Actualidad

El "devolveme a mi hijo" genera tremenda disputa

Los niños son las verdaderas víctimas en las separaciones de parejas.

Separación, hijos en común, traslados ilegales y países diferentes son las detonantes para desembocar en los juicios de Restitución Internacional de Menores, que en los últimos tiempos está causando tremendo problema.

El “botín” de guerra” son los niños y las soluciones no son fáciles. No en balde, uno de los episodios bíblicos más recordados es la del rey Salomón, en la disputa de dos mujeres, quienes se decían que eran la madre de la criatura.

Para saber quién decía la verdad, Salomón decidió partir en dos a la criatura y entregar por mitades, la verdadera madre no aceptó ver muerto a su hijo, prefirió renunciar a su tenencia, Salomón supo quién tenía el amor maternal.

En la actualidad, la peleas de los padres están “partiendo en dos” a los niños y las soluciones salomónicas son muy polémicas.

Alice Resquín, directora de Asuntos Internacionales del Ministerio de la Niñez y de la Adolescencia reveló a EXTRA, que existen 31 casos judicializados en Paraguay por otros países y 45 solicitudes de restitución de Paraguay a la comunidad internacional.

“Más del 60% de los casos se dan en Argentina”, acotó la funcionaria de la Niñez.

Reveló que uno de los grandes problemas que se da en los casos de restitución internacional es la demora judicial; algunos casos, inclusive, superan los 2 años, siendo el único perjudicado el chico. Explicó que la Convención Interamericana de Restitución Internacional de Menores dice que el proceso no debe superar las 6 semanas.

Sin embargo, hay varios casos pendientes de niños que son reclamados por sus padres (ver apartado), pendientes por resolver.

Resquín explicó que el último domicilio del menor (sin contar en qué país nació) es la jurisdicción que debe entender en los pleitos de tenencia de los hijos. Aconsejó que ningún niño debe ser quitado clandestinamente del país donde reside.

Nene paraguayo es reclamado

Sadi Villalba está metida en un lío internacional. “Estoy en un proceso judicial, el padre de mi hijo pide que vuelva al Uruguay porque dice ser su residencia natural. Mi hijo es paraguayo y le dijo a la psicóloga que no quiere ir. Hoy la resolución de una jueza dice que mi hijo debe ir con su padre", dijo a radio Monumental. Según fuentes, en este caso, se aplica la Convención Internacional, y Uruguay fue el último domicilio del menor y ahí se debe decidir la tenencia.

Dejá tu comentario