Actualidad

El crudo relato de la novia del español

Librada logró venir al Paraguay porque le engañó a su prometido que iba a conseguirle más mujeres.

Un giro inesperado se dio ayer en torno al la denuncia de Antonio Pérez García, un español de 72 años, quien afirmó haber sido estafado y robado por su novia paraguaya, Librada Figueredo de 42 años. Según él, supuestamente la conoció en un burdel en España, y se hicieron novios.

La doña se defendió y reveló detalles durísimos de su vida en España.

Al principio él le prometió que ella sería ama de casa, pero el español terminó prostituyéndola y maltratándola.

“Él me mandaba prostituir en su piso (edificio). Jamás le robé nada, si quería robarle lo iba a hacer en España, él para ensuciar mi imagen dijo eso”, dijo Librada.

Reveló que el español, por su edad, ya no tenía mucha pila, entonces usaba vibradores. “Si yo no andaba con él, me agarraba de mi cuello y mi pelo, me amenazaba de muerte. Siempre decía que debía hacer lo que él quería”, mencionó.

Durante la entrevista, contó que la plata que ella giraba a sus familiares era suya, pero enviaba a nombre de su novio porque le habían quitado su pasaporte. “Si no tenés pasaporte no podés enviar nada”, acotó.

Seis meses juntos

Librada contó que como pareja llevaban 6 meses juntos y el español le prometió gestionar sus papeles en España. “Me dijo que no necesitaba trabajar, pero 8 días después me dijo que iba a traer hombres y que yo tenía que hacer plata. Me prostituía en su casa y encima, todas las noches, con el aparato sexual me hacía las cosas”, detalló crudamente.

Reveló que ella usó como carnada para venir al Paraguay reclutar a otras mujeres para la prostitución.

“Yo le dije nomás eso para venir, porque tarde o temprano me iba a matar”, contó. Al decirle al español que fue un engaño, el hombre le pegó con un palo por la espalda y otras partes del cuerpo, estando ya en la casa de su hermana, en Coronel Oviedo.

Después de esa pelea, el español enojado su fue al hotel y dijo que se iba a vengar.

“No robé nada. Ni dinero ni su Rólex. Él hizo esa acusación para aplastarme”, afirmó la doña.

La fiscala que investiga la denuncia del español, Marta Leiva, comentó que existen algunos cabos sueltos en los relatos tanto de la supuesta víctima como de la denunciada. Se solicitará el video del circuito cerrado del hotel en donde supuestamente ocurrió el robo que denunció el español.

Dejá tu comentario