Extra

Actualidad

El capataz ejecutó el "trabajo" sucio, dicen

Para la Fiscalía no hay duda de que fue el autor de los crímenes.

Para el fiscal Andrés Arriola el caso del cuádruple asesinato en la estancia Taguató, Chaco, está casi cerrado.

El agente dio detalles de la investigación, reveló que el viernes el padre de los niños asesinados encontró la cámara séptica donde estaban los cuerpos. “El papá vio una cámara con revoque fresco, esto le llama la atención, mueve un poco y a simple vista sale a luz un cuerpo (de uno de sus hijos). Ahí nos llaman, la Fiscalía y el médico forense se trasladan y se extraen todos los cuerpos”, dijo Arriola.

El fiscal asegura que el capataz de la estancia, Vicente Ramírez, tenía todo planeado. “El capataz sabía que la estancia era manejada solo por el abuelo que estaba enfermo. Es por eso que no dio ni su nombre verdadero, se hacía llamar Felipe. Él autorizó e hizo todo el trabajo sucio”, indicó.

Por el caso también fueron detenidos los hermanos, Carlos Leonor y José Ramón Vera, acusados se ser cómplices de Ramírez.

Ayer se dio a conocer una coartada para estos hermanos. Radio Pa’i Puku, de Presidente Hayes, publicó en su fanpage que los hermanos Vera estuvieron el martes de la semana pasada (día del cuádruple homicidio) trabajando en una cancha, pero la Fiscalía maneja mensajes donde los complica en el hecho.

Tienen orden de detención Hugo Penayo y Alberto Chamorro, ambos son choferes de los camiones que transportaban vacas a Concepción.

Alcibiades Ayala (71), su esposa Francisca Núñez (71) y sus nietos M. N. S. A. (10) y F. E. S. A. (8) fueron asesinados a balazos para robarles 87 cabezas de ganado. Para el último adiós, el Colegio San Agustín de Loma Pytã (Asunción) suspendió las clases para ofrecer ayer una misa en memoria de sus alumnitos, víctimas de esta matanza que dolió a todos los paraguayos.

Dejá tu comentario