COTIZACIÓN
Compra
Venta
DÓLAR
G 6830
G 6900
PESO AR
G 23
G 31
REAL
G 1240
G 1300
PESO UY
G 150
G 200
EURO
G 7000
G 7500
YEN
G 40
G 60
clima
15.1º C

Actualidad

El billar estaba lleno, pero nadie "vio" acribillamiento

Sicario iba a matar a su objetivo, sin embargo, ligó 13 balazos. Buscaron cámaras de seguridad, nada, y testigos son una tumba.

Al tipo le mataron de 13 balazos, a otro lo hirieron a tiros y a un señor lo garrotearon.

Todo esto pasó en la madrugada del viernes en un local de billar, en el barrio San Blas, de Pedro Juan Caballero y los testigos que estaban en el local, “no vieron nada”.

La fiscal Reinalda Palacios, quien investiga el caso, dijo a los medios del departamento del Amambay que por el momento no había ningún imputado. Agregó que sus investigaciones no concordaban con lo dicho por la policía.

Llegó en moto

Los policías dijeron que el hoy fallecido, Marcos Fabián Rojas García (26), llegó en una moto, entró y disparó contra los que estaban en el lugar.

Allí reaccionaron y le metieron 13 balazos.

Los heridos fueron Bruno Daniel Cohene Candia (29) y Roberto Espínoza (46), quien ya fue dado de alta.

Por otro lado, Bruno Daniel Cohene, quien es dueño del local, sigue internado en un sanatorio privado de la capital departamental.

En una gresca

La fiscal Reinalda Palacios tomó declaración a don Roberto Espinoza, quien primeramente se dijo tuvo un refilón de bala en la cabeza.

Había sido la herida que tuvo fue un golpe con algo y no un balazo.

El señor contradijo la versión de los policías de que el hoy fallecido llegó y comenzó a disparar.

Don Roberto aseguró que el muchacho estaba en el grupo y que hubo una pelea. Allí a él lo golpearon en la cabeza y más o menos se desmayó.

Aseguró que no sabía quién le metió los 13 balazos al joven e hirió al dueño del local de juegos. La fiscal Palacios dijo que esta situación hizo que no pueda imputar a nadie. Agregó que no pudo tomarle declaración al herido porque está internado.

En el lugar encontramos 13 vainillas servidas, cantidad de heridas que tenía el fallecido, pero no saben quién disparó, dijo. Había muchas personas cuando pasó, pero nadie dio su identidad, ni dijo ver nada. “Buscamos cámaras y no hay por ningún lado”, agregó la fiscal.

No hablan por miedo

La versión que se tuvo de esta balacera en PJC fue que el muchacho, Marcos Rojas, hizo el papel de sicario y se metió en el billar para liquidar a su objetivo, en este caso es Daniel Cohene. En medio del bochinche, el sicario terminó asesinado de 13 plomos calientes.

En el informe policial señalan que el muchacho llegó en su moto y se metió en el billar. “En el lugar, los intervinientes obtuvieron informaciones de testigos presenciales, quienes se negaron a identificarse por temor a represalia”, decía el informe policial. Los mismos dijeron que el finado se bajó con su arma, pero alguien se le adelantó y le liquidó.

Dejá tu comentario