Extra

Actualidad

Eduarda y Antolín, 81 años de puro amor

Resistieron juntos y duermen en la misma cama.

Por Griselda Sosa

Doña Eduarda Sugasti (96) sabía que cuando dio el “sí, quiero” a Antolín Pereira (100) sería el amor de toda su vida y que solo Dios los va a separar. Llevan juntos ¡81 años de casados!

Ella tenía 16, él no pasaba los 20 cuando se casaron un 23 de abril de 1938. Era el año en que se firmaba el Tratado de Paz entre Bolivia y Paraguay que dio fin a la Guerra del Chaco. No pueden vivir el uno sin el otro, se buscan con la mirada y no duermen en camas separadas.

Ña Edu era una de las jovencitas más lindas de San Rafael del Paraná (Itapúa). Don Antolín era el apuesto serenatero. Llevaba serenatas de aquí para allá, hasta que conoció a quien sería su compañera. “Tenía 14 por ahí cuando le conocí y me gustaba mucho”, relató ña Edu a EXTRA. Admitió que tenía cierto miedo porque Antolín era músico pero él, para demostrar sus buenas intenciones, pidió llegar por ella a su mamá, su abuela y una tía.

Antolín se alistó al Ejército para defender el Chaco. Desde la trinchera, pensaba siempre en Edu. Sobrevivió, volvió al pueblo y se casaron. La vida para ellos no fue fácil, eran agricultores que cultivaban la tierra para el sustento diario.

Su esposa, azada en mano e hijos a cuestas, también labraba la tierra. “Una vez viajó, me quedé sola con mis hijos, fue difícil”, recordó. A pesar de las adversidades, la pareja siguió. “Cuando le decía lo que me molestaba, él procuraba cambiar. Nunca se fue de la casa por una pelea”, dijo riendo ña Edu. Se perdonan los errores y más cuando él le decía: “¡che amor!”.

SUEÑAN JUNTOS

Ellos no aceptan la idea de dormir en camas separadas, a pesar de los dolores de huesos por la edad. Ña Edu contó que no aguanta las puntadas en su paleta y decidió dormir ojopývoto (atravesado), idea que no aceptó su esposo. Él quiere sentir la espalda y los brazos de su esposa. Antolín habla menos, no escucha bien y vive para ella.

“Ha’e la omandáva. Ha’e che amor, che compañera”, dijo. Tuvieron 10 hijos, 3 fallecieron, más de 50 nietos y muchos bisnietos. Renovaron sus votos el 23 de abril y celebraron las bodas de roble. Agradecemos a Ezequiel Agüero y Zully Orrego por lograr la nota.

Dejá tu comentario