Extra

Actualidad

Doña contrató "doméstico" y su marido llamó al 911

El señor no esperaba que el encargado de la limpieza sea un hombre.

En su primer día de trabajo como “empleado doméstico” en una lujosa casa, Marito Gómez (31) casi termina preso en la comisaría.

La doña, quién lo contrató, le indicó las tareas que debía realizar y fue a tomarse una siesta.

Con el kepis puesto del revés y vistiendo ropa “de entre casa”, Marito se encontraba limpiando el patio trasero de la vivienda.

El marido de la doña llegó. Desde el garage vio a un desconocido moviendo los muebles del jardín y llamó al 911, reportando que un ladrón se encontraba en su patio.

“Llegó la policía, se armó un desastre. Luego se levantó la señora y explicó a su marido que yo era el nuevo empleado”, recordó el joven.

Esta no fue la última vez que los patrones se mostraron sorprendidos al ver que un hombre hacía “trabajos de mujer”.

Muy guapo

Marito se crió en una humilde familia, en el barrio Sajonia de Asunción.

Su mamá, quién trabajó durante toda su vida como empleada doméstica, le enseñó desde pequeño a hacer todas las labores de la casa.

A los 17 años se independizó. Su primer trabajo fue mediante una agencia de empleo.

“Limpié hospitales, colegios, lavé platos en restaurantes, hice de mesero. Aprendí de muchísima gente”, señaló Marito.

Pero pronto decidió trabajar de forma independiente. “Las casas de empleo se aprovechaban de mí, laburaba más de 12 horas y había meses que ni me pagaban”, dijo.

Casas de familia

Marito es súper detallista con la limpieza y no tiene problemas de cocinar a la par.

“Para barrer y repasar por ejemplo yo muevo todos los muebles. Sé hacer varias cosas a la vez, como cocinar y lavar ropa”, relató.

El muchacho trabaja en varias casas, a las que visita dos a tres veces a la semana. “Laburo 9:00 a 17:00 y de 18:00 a 20:00 de lunes a viernes, me va muy bien”, señaló el trabajador. Marito dice que está de acuerdo con el sueldo mínimo pero que poniendo su tarifa, a veces hasta gana más.

Dejá tu comentario