Actualidad

Domingo de Ramos: Una vez más, bendicen palmas desde el auto

Sin bajar del vehículo, desde la ventanilla, rociarán el agua.

Con una pequeña mesa improvisada y un recipiente lleno de agua bendita esperarán desde esta mañana los Franciscanos Capuchinos a todos los que quieran bendecir sus palmas, frente a la Capilla San Pío de Surubi’i, Lambaré.

Para evitar que la gente se aglomere y tampoco exponer a nadie en las calles, este año decidieron “reinventar” la bendición de palmas por Domingo de Ramos: bendecirán las palmas desde los autos.

“Sin que se bajen del vehículo y sin mucho contacto, bajan la ventanilla del vehículo y ahí les bendecimos sus palmas”, explicó el hermano Valentín Presentado, uno de los capuchinos.

No obstante, mencionó que en la iglesia duplicarán las misas, ya que por el nuevo decreto solo 20 pueden participar en cada celebración.

“Tenemos que ingeniarnos para llevar a Jesús en cada casa durante esta pandemia, esta es una tradición muy importante para nosotros”, resaltó el religioso.

Salen a la calle

Así como ya lo hicieron el año pasado, los curas de la Parroquia San José Obrero, de Villa Morra, Asunción, saldrán desde las 9:00 a las calles en un recorrido para bendecir las palmas desde la carrocería de una camioneta.

Federico Cazanelo, miembro de la iglesia, pidió a los pobladores de la zona colgar sus palmas por sus portones para ser rociados con el agua bendita.

Distintas parroquias de Ciudad del Este y Encarnación también anunciaron que realizarán el recorrido en vehículos para la bendición, esta mañana.

Los pa’i de las distintas parroquias coincidieron en que también harán la bendición de palmas “a domicilio” para los abuelitos y personas enfermas y con discapacidad que les dificulte salir de casa.

Automisas

El Padre Arístides Amarilla, de Pedro Juan Caballero, señaló que en la Cuasi Parroquia Espíritu Santo harán automisas en un enorme campo abierto de la ciudad y que ya habrá bendiciones en tres ocasiones en el lugar. Anoche ya hicieron una de la bendiciones.

“Es un campo abierto donde no va a haber aglomeración. Cada uno se puede ir en su auto o los que no tengan llevan su silla y se sientan bajo una sombra”, detalló el párroco.

Dejá tu comentario