Actualidad

"Dijeron que se fueron porque el fin se acerca"

Son de un grupo católico raro, rechazaron a sus padres.

El jueves pasado, Carmen G. reprendió a sus tres hijos de 22, 17 y 15 años, porque llegaron muy tarde a la casa, luego de estar con su grupo católico “Dos corazones”.

El reclamo cayó mal a los hermanos, quienes decidieron irse de la casa, ubicada en el barrio Capitán Roa de Coronel Oviedo.

“Tras reclamarles yo entré a la pieza y cuando salí vi que los tres tenían mochilas. Pregunté a mi hijo de 17 qué pasaba y me dijo que van a donde Jesús, porque el fin se acerca.

Yo quedé shockeada, le llamé a mi marido, pero al salir ellos ya no estaban”, contó a EXTRA la mamá, quien desde del jueves no pudo pegar un ojo de la preocupación.

Los padres recién realizaron una denuncia formal el domingo a la noche por desaparición y ayer cerca del mediodía fueron ubicados por la policía, en la casa de la encargada del grupo “Dos corazones”.

Los chicos se negaron a volver a la casa de los papás, argumentando que no se llevan con sus padres porque estos no aceptan sus creencias religiosas, por lo que dejaron la casa.

La fiscala del caso, Norma Ortiz, dispuso que los dos menores quedarán con su padrino Hugo Ocampos, en el barrio Santa Lucía, de Coronel Oviedo, mientras que la joven de 22 dijo que verá otra residencia.

Grupo mau

El sacristán de la parroquia Cristo Redentor, Félix Franco, dijo que el grupo “Dos corazones” fue suspendido en mayo debido a que no querían respetar los protocolos sanitarios.

“Ellos querían recibir la hostia en la boca y no en la mano, por lo que el sacerdote había decidido suspender las reuniones del grupo hasta que termine la pandemia. La coordinadora entendió, pero esta señora Gladys es la que llevó a los integrantes a su casa a escondidas del cura párroco”, dijo el sacristán.

Los chicos justamente fueron ubicados en la casa de la líder religiosa Gladys. “Nosotros no estábamos enterados que este grupo tenía problemas con la parroquia”, dijo la mamá.

Dejá tu comentario