Actualidad

Devotos deberán llamar para asistir a las misas

Podrán asistir entre 10 a 20, según el tamaño del templo.

El lunes 9 de marzo fue la última vez que los feligreses pudieron asistir a una misa. Una vez iniciada la cuarentena total, las autoridades religiosas suspendieron las celebraciones por 15 días, pero como el aislamiento se alargó, ahora los obispos quieren que los devotos asistan nuevamente a los templos, cumpliendo estrictamente un protocolo sanitario.

El plan es que el feligrés que desee participar de la celebración eucarística llame a la secretaría parroquial para anotarse, ya que será permitida solo cierta cantidad, que puede ser de 5, 10, 15 o 20 personas, dependiendo del tamaño del recinto, explicó el padre Alberto Piter Rodríguez.

“Para entrar al templo, los feligreses deberán lavarse las manos y luego ponerse alcohol en gel, después sentarse a dos o tres metros del otro (un banco por persona). A la hora del saludo de la paz, cada uno deberá permanecer en su asiento y desde ahí saludar a los demás”, detalló el sacerdote.

En el momento de la comunión, deberán extender la mano para que le coloquen la hostia ahí. Al término de la misa deberán nuevamente rociarse las manos con alcohol y retirarse del lugar sin tener contacto con nadie.

Embed

Acortar todo

En la nota presentada por la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), se pide acortar la celebración eucarística, eliminado las homilías, cantar solo al inicio y al final de las misas.

Lista de bautismo

Un diácono contó que todos los días la gente llama para saber si puede bautizar a sus hijos. “Nosotros explicamos que no están permitidas aún las celebraciones, pero anotamos sus datos y, cuando se habilite nuevamente, los llamaremos para el bautismo”, dijo el religioso de Villa Elisa.

El ministro del Interior, Euclides Acevedo, prometió que esta semana se reunirá con miembros de la CEP para conversar sobre la reapertura de las iglesias.

Dejá tu comentario