Extra

Actualidad

Denunció despido y le garrotearon

Asegura que fueron policías de civil, que lo atacaron después de que se haya reunido con su exjefe, en el Ministerio de Trabajo.

Mentalmente se despidió de sus dos hijitas, mientras recibía las torturas por parte de siete hombres, a quienes no podía ver porque él estaba encapuchado.

Abraham Sánchez Sanabria (34) casi cavó su propia tumba al denunciar en el Ministerio de Trabajo que lo habían despedido injustamente y sin pagarle nada, de la empresa La Magnética SRL, de Pedro Juan Caballero, según señala un informe policial.

No pasó mucho tiempo para que, según la declaración de la víctima, Patrik Linhares (hijo de la dueña de la empresa) lo amenazara de muerte.

A pesar del temor, Sánchez siguió con la denuncia. Ayer se realizó la primera audiencia en el ente estatal. Su hoy exjefe se presentó y ofreció pagarle al trabajador G. 5.000.000 por despido injustificado.

Abraham pensó que agarrar la plata sería la mejor salida para terminar con el pleito. Aceptó el acuerdo y salió del sitio creyendo que ya tendría como pagar su alquiler.

Una trampa

El supuesto acuerdo era solo una trampa donde el empleado cayó enterito. “Todos eran policías, Patrik Linhares estaba entre ellos. Yo estaba saliendo del departamento de Trabajo, entraron varios policías armados, me esposaron, me sacaron de ahí y me metieron en una camioneta, ahí me encapucharon. En el vehículo ya empezaron a pegarme y luego paramos, entramos en una casa y ahí siguieron pegándome”, relató la víctima a la radio Oasis FM.

Sánchez indicó que lo llevaron en zona de Zanja Pytá para torturarlo. Recordó que, cuando dejaron de golpearlo, le quitaron la capucha y pudo observar a policías de civil. Estos lo subieron a la camioneta y lo abandonaron nuevamente en inmediaciones de la oficina de Trabajo, dijo.

Dejá tu comentario