Actualidad

Deliverys se organizan para evitar robos en zonas hendy

Abundan los robos de moto, denuncian. Cuestionan que la policía solo les advierta por dónde no circular.

Son los que recorren las ciudades y sus recovecos en dos ruedas para facilitar la vida a otros, pero se exponen a la inseguridad y los accidentes.

Son los deliverys y piden que la policía esté presente en las calles porque están sufriendo robos todos los días.

Lo único que reciben de los uniformados es la recomendación de no entrar a las que ellos llaman “zonas rojas” y los repartidores no están de acuerdo, expresó Federico Ferreira, del Sindicato de Trabajadores de Moto y Afines.

“Por decir, en el barrio Ricardo Brugada (Asunción), hay mucha gente buena, que no tiene nada que ver con la delincuencia y la policía te dice ‘entrás y ya es bajo tu responsabilidad’”, mencionó.

Eso lo confirma el comisario Juan Pereira, del Departamento de Seguridad Turística. “Les acompañamos o directamente les invitamos a que tomen otro camino”, dijo a EXTRA sobre los repartidores y conductores de plataformas como Uber, MUV o Bolt.

“O también les invitamos a que su gente (clientes) se acerque hasta nuestra base”, agregó.

“Algunos se enojan y la mayoría entiende”, indicó el policía.

Eso no tiene sentido para los deliverys, porque el servicio consiste en llegar precisamente hasta la puerta de la casa, no en hacerle caminar cuatro o cinco cuadras a su cliente, manifestó Ferreira.

Pero por la cantidad de trabajadores acuchillados e incluso baleados, muchos de ellos deciden cancelar los pedidos si provienen de zonas peligrosas de la capital o ciudades aledañas.

Andan de a dos

Como todos, los deliverys le buscan la vuelta a la inseguridad. “Lo que más hacemos es pedirle socorro al compañero más próximo”, comentó Federico Ferreira.

En las zonas que consideran peligrosas entran de a dos, “pero tampoco es una garantía porque ves que están entre 10 o 20 agazapados en la oscuridad”, refirió. “A nosotros nos empujan y ya está”, añadió sobre lo vulnerables que son en comparación con los que trabajan en auto.

Muchos ya perdieron así su medio de sustento, pero tratan de seguir laburando. “Hay compañeros que les prestan otra vez la moto o le alquilan, porque el compañero que se queda sin moto se queda sin trabajo”, manifestó el vocero de los motocas sindicalizados.

Esta semana, los trabajadores tienen planeado llegar a la Comandancia de la Policía para pedir más seguridad.

Por otro lado, hoy y mañana presentarán en Diputados y Senado la declaración donde piden vacunas y subsidio al combustible, ya que prestan un servicio esencial.

Sin tregua

“Hoy se le robó la moto a dos compañeros, a uno del patio de su casa y a otro de la vereda cuando se bajó a entregar el producto. Ya es una lucha de todos contra todos y nosotros sin arma, ellos tienen armas y nosotros no tenemos nada”, manifestó el delivery, preocupado Federico Ferreira del Sindicato de Deliverys

Advierten

“Cuando vemos que van a ingresar por la Costanera, acá ya hacemos el filtro para poder acompañarles. Es un trabajo que hacemos todo el tiempo para evitar que se les asalte. Les acompañamos o directamente les invitamos a que tomen otro camino”, dijo el comisario Juan Pereira, de Seguridad Turística

Dejá tu comentario