Extra

Actualidad

Dejan a la Virgen de Caacupé en un tambor con raro ritual

Vecinos del lugar quedaron asustados y piden más presencia policial.

Un viejo tambor llamó la atención de doña Estela Leite (40), ayer, en un camino desolado de la compañía Ykua Duré, de Luque. Iba a pasar de largo, pero su curiosidad la perturbaba; entonces se acercó y vio que allí había algo raro. Tres cruces de metal invertidas anunciaban que aquello era un rito satánico. Temblando del susto, se acercó y vio unos cabellos enrulados dentro del cilindro: quedó helada. En un momento pensó que podría ser una persona.

A pesar del alivio por no tratarse de un ser humano, la mujer quedó indignada: era una imagen de la Virgen de Caacupé. De su corona colgaba un cartel que alertaba “No tocar”, porque supuestamente tenía explosivos.

CONMOCIÓN

“Fuimos al lugar y encontramos a los vecinos conmocionados por el hallazgo”, contó a EXTRA Celso Zelaya, subjefe de la Comisaría 3ra. El uniformado detalló que la imagen estaba perfectamente colocada en una base hecha de cemento. “Tuvieron tiempo de cavar y todo”, dijo.

El susto se apoderó de los vecinos y la zozobra fue aún mayor, ya que el ritual estaba al lado de la subestática de la ANDE.

“Estuvimos con el Jesús en la boca, creíamos que de verdad habían bombas”, sostuvo Marcelina Krawer, pobladora. La misma cree que serían vándalos cuya intención es asustarlos. Porfiria N. criticó la poca presencia policial. “No voy a mandar solos a mis hijos a ningún lado mientras no se les atrape”, agregó.

El jefe policial indicó que esta “broma de mal gusto” movilizó a los de la FOPE, que descartaron la presencia de explosivos. Anunció que seguirán haciendo rastrillajes para dar con los responsables del misterioso hecho.

Otros raros hallazgos

En marzo de 2018, en pleno Viernes Santo, fue encontrado en el mismo lugar una enorme cruz, con una gallina negra muerta y símbolos raros.

Extraños mensajes

En Ñeembucú, un ladrón destrozó un Cristo que supuestamente tenía oro. También fueron destrozadas las imágenes de la Virgen de Caacupé, Sagrado Corazón de Jesús y San Rafael. En Encarnación, malevos entraron a destrozar imágenes de una Virgen y dejaron símbolos extraños en el santuario.

Dejá tu comentario