Actualidad

Cuarentena en hotel costaría más de 4 palos

Compatriotas serán recibidos si pagan de su bolsillo. Cada uno limpiará su habitación y no podrán salir de ahí.

Los compatriotas que están en el exterior y con las maletas prestas para volver al país, podrán guardar cuarentena en hoteles.

Pero a diferencia de los albergues (que están repletos), deberán pagar de su bolsillo como mínimo G. 4.200.000, en los 14 días de hospedaje.

El Gobierno habilitó 11 hoteles distribuidos en Asunción, Central, Itapúa y Alto Paraná. Hay 500 habitaciones disponibles, que tienen un costo base de G. 300.000 por noche.

Policías van a vigilar cada “Hotel Salud”

La ministra de Turismo, Sofía Montiel Afara, señaló que solo los paraguayos que puedan pagar irán al Hotel Salud. Los huéspedes firmarán un documento donde se comprometen a cumplir con los protocolos.

“No deben abandonar sus habitaciones, no van a poder desplazarse por los pasillos, ni ir a la terraza, ni menos usar la piscina”, advirtió. Si bien el hotel contará con personal exclusivo, no tendrán acceso a las habitaciones.

“El huésped tendrá en su cuarto un kit de limpieza, las sábanas, fundas, frazadas. El aseo corre por cuenta de cada uno”, aclaró Montiel.

El personal de servicio llevará el desayuno, almuerzo, merienda y cena, a la puerta. El huésped lo recogerá y al terminar de comer, lo dejará en el mismo lugar. También se les entregará bolsas plásticas, donde pondrán su ropa, para ser llevados a lavandería. El Consulado se encarga de dar información de hoteles a los compatriotas.

Por cuestión de precios

Los más chuchis dijeron que no

La Asociación Industrial Hotelera del Paraguay se retiró de la negociación con el Gobierno, debido a que los costos “no cerraban”. Cecilia Cartes, titular del gremio, indicó que el costo de limpieza y desinfección es alto y el Gobierno no quiso proveer los productos de limpieza. La empresaria indicó que los hoteles de tres a cuatro estrellas deben cobrar como mínimo 90 dólares por noche (G. 573.300) para cubrir los costos de limpieza, alimentación y remodelación.

Dejá tu comentario