Actualidad

Crónicas de COVID-19: novio se escondió en un ropero

La mamá castigó a su hija y esta dijo que lo hicieron "por amor". A falta de visita, los enamorados se fugan.

La hija de 14 años de Sonia, de Ypacaraí, estaba rara, casi no salía de su pieza y hasta pedía comer allí; esto le llamó la atención a su mamá porque antes no le gustaba estar encerrada y esta vez ya eran tres días de seguido que ni se asomaba a la puerta.

El sábado, mientras su hija se bañaba, aprovechó para entrar a su habitación y ordenar algunas ropas. Enorme fue su sorpresa cuando encontró al novio de la adolescente escondido en el ropero.

“Grité como loca porque me asusté. No podía creer lo que encontré, el mitã’i estaba en su pieza ya por tres días. Ahí me di cuenta del por qué mi hija hablaba tanto de noche”, relató a EXTRA la doña.

Lo primero que hizo la mujer fue llamarle a los papás del joven de 16 años para que le den explicaciones del insólito hecho que descubrió.

“Mi hija me lloraba, me decía que lo hizo porque ya no aguantaba no verle por la cuarentena. Me pidió que no le demande porque ella lo amaba”, comentó Sonia.

Los papás del jovencito se asombraron ante la noticia, ya que el joven les había dicho que iría a quedarse en la casa de un tío del mismo barrio por unos días para ayudarle con unos trabajos.

“Estaba tan enojada con mi hija, la castigué por varios días y le quité el celular, me estuvo teniendo de tonta casi toda la semana pasada”, acotó la madre.

Huyó de casa

Un caso parecido al de Sonia vivió también la semana pasada Juliana, una madre soltera de Luque, quien contó que se desesperó toda una mañana porque su hija, una adolescente de 15 años, se escapó con su novio el sábado de madrugada.

“Fui a hablarle a su pieza y no me respondía, levanté la frazada y descubrí que había sido llenó de almohadas y ropas la cama, ella no estaba allí. Le escribí, le llamé y no me contestaba, me desesperé, le pregunté a varios vecinos por ella y nadie sabía nada”, mencionó a EXTRA la doña.

La chica volvió luego del medio día y le dijo a su mamá que estuvo con el novio.

Gerardo, de Ypané, contó que su hija de 16 se escapó a inicios de la cuarentena con su novio de 14. “Les buscamos como locos con los papás del otro chico, casi cuando íbamos a denunciar los encontramos en la calle”, dijo el señor. Hasta ahora están prohibidas las visitas.

Preocupación

Norma Vera, comisario de la Dirección de Bienestar Familiar de la Policía Nacional mencionó que hay casos frecuentes de fuga de adolescentes de 13 a 17 años de sus casas durante la cuarentena. El 80% son mujeres.

La directora pidió a los padres denunciar este tipo de desapariciones a tiempo, por más que parezca “normal”, ya que algunas veces, podría ser grave. Las denuncias pueden ser realizadas en la comisaría más cercana, en la Fiscalía de Menores o en la Dirección de Violencia Intrafamiliar de la policía.

“El encierro afecta de sobremanera a los adolescentes, sobre todo si tienen alguna relación sentimental. Lo más importante es la comunicación y la confianza entre papás e hijos, explicarles con paciencia por qué no deben salir y evitar ver a sus parejas”, pidió Gloria Báez, psicóloga clínica.

Dejá tu comentario