Actualidad

Coronavirus pone en zozobra a paraguayos en villas de Argentina

Muchos están sin trabajo, sin casa y viven de la solidaridad de vecinos. Se disparan casos en la Villa 31 y otras donde viven muchos compatriotas.

Los compatriotas residentes en villas argentinas están sufriendo un fuerte golpe, por el avance del coronavirus.

Celeste Amarilla, una concepcionera que vive desde hace más de 20 años en la Villa 31, de Retiro, Buenos Aires, donde hasta ayer registraban 571 casos positivos de COVID-19. “Acá somos miles, es difícil saber cuántos paraguayos están afectados. Lo que sí noto, es una terrible desesperación en los compatriotas”, dijo.

En las villas porteñas se dispararon los casos, con 759 positivos en total.

Celeste reveló que la mayoría de los varones paraguayos está sin trabajo, porque las obras pararon. “Ellos trabajaban acá en albañilería o en fábricas. Se despidió a mucha gente y los extranjeros fuimos los primeros. Las mujeres paraguayas, esposas e hijas, están manteniendo la casa, gracias al trabajo doméstico” señaló.

El Gobierno argentino admitió que es difícil hacer cumplir los protocolos en las villas, debido al hacinamiento y porque sufren de constantes cortes de agua.

“Hay gente que fue echada de su alquiler al perder el trabajo y ahora vive en casa de un pariente. En una casa hay un mínimo de 10 personas y se comparten piezas y baño. No hay forma de cumplir ningún protocolo de salud”, dijo Amarilla.

Obras sociales

En la Villa 21-24, en los barrios de Barracas y Nueva Pompeya, la Parroquia “Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé” realiza una gran labor para ayudar a miles de compatriotas.

El padre Lorenzo “Toto” de Vedia y los fieles entregan todos los días unos 900 platos de comida.

“Muchos vienen a retirar en recipientes de plástico porque toda la familia depende de las ollas solidarias. La falta de trabajo es lo que realmente afecta a todos. Si bien muchos paraguayos están pasando momentos difíciles, también hay una red de solidaridad entre los propios paraguayos”, expresó el sacerdote.

La fe en la Virgen de Caacupé es un pilar para los compatriotas, a pesar de la distancia.

Dejá tu comentario