Actualidad

"Controles van a terminar después de las elecciones"

Vendedores dicen que, si se les echa, se instalarán otro lado nomás.

Los vendedores callejeros de cerveza y comida rápida prometen hacer la guerra a los estrictos controles de la Fiscalía y Municipalidad de Asunción.

Alberto Sánchez es uno de los tantos trabajadores que se instala en los alrededores de las fiestas, canchas y otros grandes eventos, para vender cervecita. Con esas ganancias paga luz, agua e Internet de su casa.

“Yo soy electricista pero solo con eso no me alcanza. Entonces me muevo vendiendo cerveza hacia las discotecas Metrópolis, Faces o donde hay conciertos también”, contó el señor.

Sánchez asegura que los fiscalizadores no podrán contra ellos.

“Los vendedores somos más y vamos a pelear. Si me echan, voy a buscar otro lado nomás. La Fiscalía y Policía no van a perder su tiempo todos los días en esto. Además, los controles van a terminar después de las elecciones municipales”, lanzó.

Pero la cosa se pone más seria. No solo los vendedores de alcohol están en la mira. La comuna capitalina puso ojo en los lomiteros, pancheros y todos los carriteros.

“Vendo lomitos y también asaditos, solamente los fines de semana. Es un negocio familiar, mis dos hijos trabajan conmigo y de eso cubren la cuota de su facultad. Un comercio me dio permiso para poder usar su vereda. ¿Por qué la Municipalidad me va a joder? Nadie va a permitir que les saquen el pan de la boca”, manifestó Marcos Cabañas.

Decomisaron barras de tragos

Enrique Chávez, director de la Policía de Vigilancia de la Municipalidad de Asunción, indicó que, en su primer control, decomisaron 25 barras de tragos, en el centro capitalino.

“Los dueños de distintos bares del centro, denunciaron a los vendedores de tragos que se instalan en las veredas. Hicimos una intervención y decomisamos 25 barras de tragos, que no tienen permiso municipal. Haremos lo mismo con lomiterías”, señaló Chávez.

Dejá tu comentario