Extra

Actualidad

Con un codazo, Marito pidió a Silvana que lo tome del brazo

Momento incómodo entre la pareja en plena misa central de Caacupé. El video generó todo tipo de comentarios en redes sociales.

Un momento incómodo se vivió en plena misa central de Caacupé, el sábado. Mario Abdo Benítez participaba por primera vez como Presidente de la República de la festividad mariana más grande del año.

El mandatario estaba acompañado de la primera dama, Silvana López Moreira. Ambos estaban en primera fila.

Todo transcurría con normalidad hasta que a las 05:54 ocurrió algo que nadie lo hubiera imaginado ni en cien años.

La esposa del jefe de Estado escuchaba con mucha concentración la celebración de la santa misa, tanto, que olvidó a Marito. Este la rozó con el codo dos veces, como comunicándole o pidiéndole algo, pero López Moreira no notó.

Con cara de muy pocos amigos y sin más protocolos, el presidente lanzó un tercer toquecito. Pero lejos de ser un cariño o una mirada tierna como es costumbre en la pareja presidencial, esta vez fue un par de codazos.

En ese preciso momento, Abdo pronunció una o dos palabras con mucha seriedad, mientras de fondo se escuchaba la melodía del "Ave María".

En un pestañeo y sin dudar, la primera dama lo tomó del brazo.

Sorprendió

El hecho sorprendió muchísimo a los internautas, ya que la pareja para muchos es perfecta. El video captado durante la trasmisión generó todo tipo de comentarios en las redes sociales, en donde se debatió sobre la insólita escena.

La mayoría la describía como un simpático momento, mientras que algunos criticaron la actitud de Marito. Otros cuestionaron a Silvana.

“Por qué será que ya no le tocó la orejita, tan romántiquito que fue”, tuitearon.

Unos dijeron que estos códigos son comunes entre parejas consolidadas. “Cómo le entiende pareciera que llevan décadas de matrimonio”, opinó Casimira Mendoza.

Los esposos llevan toda una vida juntos. De adolescentes se conocieron y se hicieron novios, pero se separaron y cada uno rehízo su vida. Ambos tuvieron hijos de sus anteriores matrimonios. Pero el destino de Marito y Silvana era estar juntos, tal es así que, tras divorciarse, volvieron, se juraron amor eterno y tuvieron un hijo.

Embed

Dejá tu comentario