Actualidad

Con sello de la mafia matan a tiros a un joven en Ñemby

Policía baraja ajuste de cuentas como posible causa del crimen.

Sergio Denis Romero no veía la hora de llegar a casa y pegarse un merecido descanso junto a su novia, Jessica González Barros.

Eran alrededor de las 2:00 de la madrugada de ayer, cuando regresaban a Ñemby, luego de dejar en su casa a un amigo, a quien habían auxiliado tras sufrir una quemadura.

Sedientos, decidieron hacer una parada en un surtidor situado sobre la avenida Acceso Sur.

Al retomar la marcha a bordo de la Suzuki Vitara en que viajaban, Sergio tomó la calle Capitán Bado, en el barrio Mbocayaty de Ñemby.

A unos metros se percató de que un auto; posiblemente Toyota Corolla color negro, les seguía el paso, y en un momento dado empezó a disparar contra su rodado.

El joven de 21 años aceleró la marcha y al alcanzar la calle corta, impactó contra una columna de la ANDE con la camio. En ese instante, un pistolero aprovechó para disparar directo contra él.

Uno de los tiros le acertó a la altura de la clavícula. La víctima, moribunda, se quedó allí, mientras que el verdugo aprovechó y escapó.

Agentes de la Subcomisaría 14 Central llegaron al sitio. “Le subimos a la patrullera, pero a una cuadra vimos que venían los bomberos y ellos le auxiliaron por 30 minutos, pero no hubo caso”, contó el subcomisario Hermes González. La víctima, finalmente, falleció.

Jessica, con un refilón a la altura de la nuca y otro en la pierna, sobrevivió de milagro. La chica dijo a los uniformados que, semanas atrás, la Senad allanó la casa del muchacho debido a que su madre tiene antecedentes por drogas, pero que nada encontraron allí.

Aseguró que su novio había recibido amenazas y apuntó a un agente de la entidad antidrogas como sospechoso del atentado.

Buscan cámaras en toda la zona

El comisario Rubén Paredes, jefe de Investigación de Delitos del área Central, declaró que en los alrededores del lugar del hecho no se encontraron cámaras de circuito cerrado. Adelantó que verificarán imágenes de toda la zona, a fin de intentar seguir la ruta tomada por los criminales. Jessica quedó bajo resguardo de los uniformados.

“Mañana (por hoy) vamos a tener un panorama más claro, cuando ella pueda hablar”, expresó Paredes.

¿Pasional?

Otra versión que maneja la policía es que el crimen podría tener vinculación con el exnovio de la chica pues, según familiares, no habrían acabado en buenos términos.

Dejá tu comentario