Extra

Actualidad

Con panfletos y lavandina amenazan a una vendedora

Todo indica que es una doña celosa la que le quiso amedrentar, en Pedro Juan Caballero.

Imaginate que laburaste todo el día y lo único que querés es llegar a casa para darte un baño refrescante o sentarte un rato a mirar la tele, pero en lugar de eso, te encontrás con flor de amenaza de muerte y toda tu tranquilidad se hace polvo.

Es lo que le pasó el miércoles a María Eusebia Barreto, una mujer de 23 años que vive en la fracción San José del barrio General Genes de Pedro Juan Caballero.

Según datos, es vendedora ambulante y regresó de su trabajo a eso de las 14:30. Le llamó la atención que frente a su vivienda estaba una bolsa de plástico transparente, en la que había unos cuantos panfletos. A su lado, una botellita de lavandina.

Muy extrañada, revisó el paquete y de repente comenzó a sudar frío. Eran como 10 hojas y en todas estaban escritas frases amenazantes, el blanco era ella. Entre los mensajes, había uno que decía “pe kañyntemaara ay pee vividora” (sic.) (tienen que desaparecer nomás ya de acá ustedes vividoras), con la imagen de una pistola y balas.

Y no solo eso, sino que en un manuscrito también le dijeron: “como tu hermana vas a terminar”.

amenaza2.jpg

El subcomisario Ariel Mármol dijo a Radio Imperio que la mencionada ya falleció, pero no tienen detalles sobre eso. Se desconoce qué significado tenía el frasco de lavandina junto a los papeles.

Con tremendo susto, María Eusebia fue a la Comisaría 6ta. e hizo la denuncia, ese mismo día.

Por celos habría sido

De acuerdo con el informe policial, la denunciante señaló que la grave amenaza fue hecha por una tal María Silveria Sanabria, que supuestamente vive en el barrio San Blas de la misma ciudad.

Sería una mujer con la que trabajó por un tiempo como empleada doméstica y con la que tuvo problemas personales, por eso se distanciaron.

Esta ya le había acusado de meterse con su marido, refirió a EXTRA el oficial Leguizamón.

Por eso, enseguida pensó que solamente de ella pudo haber venido la peligrosa advertencia.

La denuncia fue derivada al Ministerio Público, a cargo de la fiscala Kattya Uemura.

Dejá tu comentario